Por Jaguar Negro

La presidenta de la Junta de Gobierno y Coordinación Política, Jugocopo, Jissel Castro Marcial, se estrenó con una iniciativa ampliamente criticada y rebatida, por lo que sería la tercera que presenta graves falencias jurídicas que impedirían su publicación.

Para quienes tenían esperanzas en la nueva presidenta de la Junta de Gobierno y Coordinación Política, Jugocopo, Jissel Castro Marcial, pueden seguir esperando.

Después de que su antecesor de Morena, Humberto Aldana Navarro, hoy incluso candidato a diputado federal, presentara dos iniciativas fallidas: una contra Aguakan, y otra para reformar el Código Civil, ahora es la nueva líder del Congreso de Quintana Roo la que ha dado la nota, al presentar una iniciativa que, ante el análisis de la Barra de Abogados de la Riviera Maya, presenta graves incógnitas, zonas difusas y desde ya ha causado la alarma de la prensa en Quintana Roo.

Coarta la libertad de expresión

Días atrás fue entrevistado Leopoldo Cruz Navarro, presidente de la Barra de Abogados de la Riviera Maya, quien aclaró de entrada que la iniciativa no es clara, “no establece cronológica u organizada el cómo pretende regular la libertad de expresión o coaccionarla, con el pretexto de proteger el derecho a la intimidad personal”, precisó, y alarmó que, “hay una línea de esta situación en coartar el derecho a la opinión o a la libertad de expresión”.

“No es clara en su exposición de motivos el contenido de la iniciativa y además, hay que recordar que la Ley de Imprenta ya fue abrogada; basarse en algo que ya no existe, creo que también es un desacierto de la iniciativa”, ahondó.

Recursos que no volverán…

Pero no es eso lo mas grave del asunto, lo que deja ver esta tercera tentativa fallida, es cómo los recursos públicos se emplean en iniciativas fallidas, mal redactadas o carentes de visión social, lo que hace del Congreso de Quintana Roo uno de los más costosos de la República.

En ese tópico, el abogado consideró que es un exceso el presupuesto, “lo que mejor debería aplicarse a instituciones que sí necesitan recursos, como la Fiscalía General del Estado, como el Poder Judicial, que hoy en día, no tiene presupuesto para mejorar sus instalaciones, muchos de los juzgados están en pésimas condiciones, no tienen el personal suficiente, los abogados tienen salarios de 5 o 6 mil pesos, que no van acorde a un profesionista que ya estudió muchos años para impartir justicia”.

Ahí justamente hay “norte” para una iniciativa y dónde y cómo emplear de mejor manera los recursos públicos, que se han invertido en tres iniciativas que van a la papelera: horas, recursos y tiempo, que no regresa para la ciudadanía.

 

Te puede interesar: Jaguar Negro | “Cártel del despojo” Vs. tulumnenses 

Síguenos en Google News Únete a nuestro grupo de WhatsApp