Inicio Columnas Jaguar Negro | Ratifica presidente del Teqroo su “marybelismo”

Jaguar Negro | Ratifica presidente del Teqroo su “marybelismo”

Por Jaguar Negro

Cancún, Quintana Roo. Como ya se había comentado en otro Jaguar Negro, la última votación del presidente del Tribunal Electoral de Quintana Roo, Sergio Avilés Demeneghi, no hizo más que ratificar su “marybelismo”.

Esto es, en abierto agradecimiento a la senadora Marybel Villegas Canché, quien lo apoyó para que accediera como magistrado del tribunal electoral de Quintana Roo.

Antes había inclinado su balanza a favor de Luis Gamero, íntimo amigo de Villegas Canché, y ayer, con la votación a favor de la propia senadora.

El tribunal debatía el juicio para la Protección de los Derechos Político Electorales de la Ciudadanía Quintanarroense JDC/017/2022, promovido por Freyda Marybel Villegas Canché en contra del Consejo General del Instituto Electoral de Quintana Roo y el Acuerdo IEQROO/CG/A-120/2022.

“Por mayoría de votos el pleno decidió confirmar el Acuerdo impugnado (primero ante el Ieqroo) y declarar infundados los agravios planteados por la parte actora”, dice el boletín oficial.

Para la demandante, el acuerdo impugnado “le restringe su derecho humano a la libertad de expresión y el derecho a la información de la ciudadanía”.

Y la sentencia va en el sentido en que no goza de una doble naturaleza, es decir, “una de ciudadana y otra de candidata a diputada local, pues pasa por alto que el ejercicio de estas facetas se desarrollan para el logro de distintos objetivos, ya que si bien es cierto los procesos electorales federales y locales ordinarios y las consultas ciudadanas son ejercicios democráticos, los mismos se desarrollan motivados por distintas razones, por ese motivo no se coarta su libertad de expresión”.

En este asunto, el Magistrado Presidente, Sergio Avilés Demeneghi votó en contra del proyecto emitiendo un voto particular razonado. Otra muestra más de su obediencia.

Te puede interesar Jaguar Negro | Javier Padilla ahora se pone la Verde y exige a burócratas voto corporativo