Por Jaguar Negro

Es cuestión de días para que el presidente de la Junta de Gobierno y Coordinación Política, Jugocopo, Humberto Aldana, deje su espacio plurinominal en el Congreso del Estado, es decir, sin haber recibido un sólo voto ciudadano.

En su breve paso legislativo ha heredado dos severos pasos al vacío: uno en el retroceso que implicaba su iniciativa a la reforma del Código Civil, que estigmatizaba a un grupo social, a la vez que vulneraba sus Derechos Humanos, algo que debió se corregido desde la Ciudad de México por Censida y Red Positiva.

La otra embestida, sin fundamento legal, fue contra Aguakan, que le demostró que para meterse a una batalla de ese tamaño hay que tener más que la prepa aprobada y un equipo jurídico que, por lo visto, hizo aguas.

Lo que sí nos comentan ha heredado el morenista, que ahora irá por la diputación federal, es una amplia lista de parientes y recomendados en el Congreso del Estado.

La lista empieza por la casa: su propia familia, con al menos 4 espacios contabilizados, una expareja en Zona Norte (área administrativa) y termina con no pocos recomendados y amigos que poco le han aportado a su proyecto de brillar en la legislatura.

¿Asistirá el diputado saliente a los debates que organizará el INE? Sería interesante ver qué hará por Quintana Roo y que no pudo hacer desde el espacio que ostentó.

 

Te puede interesar: Opinión | Teoría y práctica desde la Comisión de Justicia: 44 iniciativas aprobadas en pleno | Y la vida siguió… | Hugo Alday Nieto

Síguenos en Google News Únete a nuestro grupo de WhatsApp