Inicio Columnas Naderías Totales | Alito-Morena, el PRI, y los “hermosos perdedores”

    Naderías Totales | Alito-Morena, el PRI, y los “hermosos perdedores”

    La estrategia del dirigente del PRI ha sido construir una alfombra roja para que Morena gane con comodidad las elecciones 2022: desechó hacer alianza en Quintana Roo.

    Candy Ayuso logrará con ese escenario perdedor su continuidad en el Congreso del Estado, como primera plurinominal.

     

    Por Luciano Núñez

     

    “Hermosos perdedores” es una novela del poeta, cantautor y novelista Leonard Cohen, escrita en Grecia en la naciente era del Flower Power.

    El autor utiliza técnicas narrativas experimentales bajo los efectos de psicotrópicos y, años después, descubriría la música como forma de expresión más popular y fuente de grandes éxitos, como Suzanne y Marianne.

    El título remite al escenario que el PRI ha construido para que Morena gane sin problemas el próximo proceso electoral en Quintana Roo, y otros estados, de los seis en que se renovarán gubernaturas en 2022.

    ¿Será Alejandro “Alito” Moreno Cárdenes el responsable de ponerle el último clavo al féretro del partido que reinó por 71 años en México?; y que en Quintana Roo, ha tenido la complaciente dirigencia de Candy Ayuso, quien para ello logrará su pase directo de extensión en el Congreso del Estado como primera en el listado plurinominal, donde ha dejado poco y nada en el haber como legisladora.

    Favor, con favor se paga

    Ya en el proceso pasado Ayuso dejó al PRI sin candidaturas.

    En la mesa de negociación el PAN le arrebató las candidaturas de dos municipios que el tricolor había ganado a pulso: Isla Mujeres y Cozumel, con Juan Carrillo y Pedro Joaquín Delbouis.

    La dirigente no tuvo problemas en ceder (obsequiar) al PAN ambas candidaturas, una de las cuales se quedó el partido azul, con Atenea Gómez Ricalde. En Cozumel, los priísta no compartieron la idea de la dirigencia de ir a votar por el PAN, su adversario político de toda la vida y facilitaron que Juanita Alonso gane la presidencia con Morena.

    Por supuesto, no tiene Candy que ver en todo si, el que arregló el construir un derrotero perdedor, es Alito; el ex gobernador campechano que ha emprendido una carrera para acomodarse mejor a los deseos de Morena, que morir en la áspera periferia de la derrota, esto, ganado a pulso con gobiernos que han dejado endeudamientos colosales, corrupción a niveles jamás vistos y una innumerable cantidad de dedazos que han ubicado al partido hoy en la fosa de lo más bajo de la política.

    Hendriks, de Non Grato a las primeras filas

    Si la idea era arruinar al partido para mejorar la alfombra roja a Morena, el tricolor ha decidido revivir en apellido Hendriks para ello. Nada menos que la hija del ex gobernador, declarado persona non grata en el Congreso del Estado, Joaquín Hendriks, Leslie, será la candidata que intentará la hazaña de impedir que el partido desaparezca o, al menos, logre un caudal de votos para que, unas cuantas familias, sigan viviendo de las prorrogativas. O acaso logrará que el partido siga enquistado en alguna cartera nacional desde donde pueda seguir esquilmando lo poco que queda.

    Más de lo mismo, de espaldas a renovación

    Después de tanta debacle, cualquier pensamiento lógico hubiese inyectado sangre nueva a un partido aquejado por los dedazos e imposiciones de un puñado de familias, pero de nuevo abrevan a nombres como el de Cora Amalia y Pedro Flota, dos políticos que supieron tener épocas mejores, pero que de arranque representan a una vieja escuela, a la cual, la gente dio la espalda y optó por el partido de Andrés Manuel López Obrador.

    Es por ello que hoy, 8 municipios de 11 son gobernador por Morena, que además, tiene el Congreso del Estado (aunque jamás ha respetado la ideología no las prácticas de la 4T, como la austeridad republicana o el combate a la corrupción). Y es casi un hecho que ganará la gubernatura con Mara Lezama.

    Autogol

    Esta maniobra de autogol del PRI, no hace más que revelar que los que se quedaron no lo hicieron para rescatar el partido, inyectarle sangre nueva, darle un giro ni liberarlo de viejas prácticas, sino seguir horadando hasta que tope con pared o no quede nada, ni la dignidad ni la valentía de cambiar.

    La única vía para que la elección sea lo más parecido a una elección, y no una obra con final consabido, era la construcción de una alianza, entre PAN-PRD y PRI, que desde hace semanas ha quedado descartada por la estrategia perdedora trazada por Alito-Moreno, a quien le queda el apellido más justo que nunca, pero en femenino.

    El gobernador de Hidalgo, Omar Fayad Meneses, reclamó al presidente nacional del PRI, que sólo busca engañar a la militancia con la farsa y los acuerdos en lo oscurito con el PAN, al proponer entregar la candidatura al gobierno del estado al panismo.

    El retorno de Félix

    Reaparece en el PRI el ex gobernador Félix González Canto, que dejó una deuda de más de 10 mil millones de pesos a Quintana Roo; su pupilo, Roberto Borge, la dejó en más de 19 mil millones de pesos.

    Hay una casa encuestadora que daba, en diciembre pasado, un 4.7 por ciento de votos al PRI, si fuera Pedro Joaquín Delbouis el candidato. Con este escenario, las proyecciones mejores son de llegar al 6 por ciento y, el peor de los casos,  no lograr el 3 por ciento para mantener registro local.

    Para ello Candy ha convocado al ex gobernador, Félix González Canto, generador de la peor deuda pública de la historia de Quintana Roo, junto a su pupilo, Roberto Borge, quien revivió en actos de su Cozumel natal para inspirar a los jóvenes en los caminos de la política. ¿Harán alguna vez una autocrítica a fondo?

    Hermosos perdedores es un título genial de Cohen, con el tono melancólico que suelen tener los personajes que no ganan, pero que lo intentan todo para salir adelante; en este caso, dan todo para perder mejor.

    *****

    * Es técnico en Periodismo y licenciado en Comunicación Social por la Universidad Nacional de Catamarca, Argentina. Postgrado de Opinión Pública por FLACSO y diplomado de géneros periodísticos en La Salle, Cancún.

    Trabajó en medios de comunicación de Argentina y México y publicó los libros Voces que Vuelven y Tan Lejos y Otra Vez en Casa.

    Fue director de Comunicación Social en Benito Juárez, Cancún y Solidaridad, Playa del Carmen.  

    Actualmente es director general de Grupo Pirámide y Vértice.

    Nadería anterior:

    Naderías Totales | Todos los caminos políticos conducen a Mara