Inicio Columnas Opinión | El pensamiento mágico y su papel en nuestras vidas |...

Opinión | El pensamiento mágico y su papel en nuestras vidas | David Lara Catalán

“Lo mágico envuelve no tanto las preguntas sino las respuestas”, reflexiona el columnista.

“Todos de algún modo, en alguna medida, y en una infinidad de temas, vivimos en la ignorancia”, dice el escritor de Cuando llegue el invierno.

Por David Lara Catalán

Hace algunos días leía lo siguiente: <<Una pareja tenía que reparar la puerta de su garage. El técnico les dijo que el problema era que no tenían un motor de más potencia para abrirlo. “Lo pensé por un momento, señalaba el esposo, y dije que teníamos el motor más grande para su época y que era el de un medio caballo de fuerza”. El técnico frotó sus manos y dijo: “lo que necesitan es un motor de un cuarto de fuerza”. Le respondió el señor de la casa que “medio caballo de fuerza es más que un cuarto de fuerza de motor”, a lo que el técnico respondió: “NO, no lo es, cuatro es más grande que dos”. Desde luego no volvieron a contratar al técnico jamás>>.

Sirva este ejemplo para ilustrar el objetivo de estas líneas.

Por muy polémico que parezca, el pensamiento mágico, según lo veo, juega un papel fundamental en nuestras vidas.

Incluso, si se quiere, es como un proceso contradictorio: cómo es que en nuestras sociedades tan permeadas de racionalidad y procesos de racionalización en los ámbitos científicos, tecnológicos y económicos, ¿sigue imperando y teniendo, además, un gran impacto el pensamiento mágico?

Necesidad del pensamiento mágico

Estoy seguro de que no faltará la afirmación pomposa de que en los “ámbitos verdaderamente académicos y científicos” están exentos de la “necesidad” del pensamiento mágico, éste es solo para aquellos ingenuos de mentes infantiles o, tal vez, urgidos de respuestas existenciales o, definitivamente, para aquellos que viven en la ignorancia.

Todos, empero y de algún modo, en alguna medida, y en una infinidad de temas, vivimos en la ignorancia.

Una cosa es querer hablar de todo como un gran experto y otra es verdaderamente saber de todos los temas. Un asunto es hablar de modo fácil, con respuestas rápidas y otro asunto es hablar con un poco más de reflexión y de sensatez.

A propósito, propongo traer a colación la obra de Daniel Kahneman: “Thinking, fast and slow”.

En su libro señala Kahneman que hay dos sistemas dentro del cerebro humano, en el sistema 1 permea lo fácil, rápido y con poco esfuerzo cognitivo.

El sistema 2 es un sistema controlado, lento y cargado de esfuerzo

Independientemente de los rasgos de los dos sistemas llega un momento limite, según lo entiendo, en que los seres humanos debíamos reconocer que hay muchos asuntos que ignoramos y que, entonces, aparecen muchos factores –comodidad, frivolidad, escepticismo, dogmatismo, optimismo- y dentro de esto destaca el pensamiento mágico.

Es decir, el pensamiento que nos da la sensación de control en medio de un mundo cargado de incertidumbre.

Incertidumbre y respuestas

La incertidumbre genera ansiedad, angustia, pone nuestra existencia a prueba. Cómo le vamos a dar respuesta a cuestiones tales como: “¿Qué vamos a comer si no hay dinero?

¿Cómo vamos a pagar la renta de la casa o el consumo de energía eléctrica?

Preguntas que se hace una gran cantidad de personas que buscan sobrevivir en una sociedad del trabajo.

Los que están ya en otro nivel, sus preguntas bien pueden ser: ¿qué pasa cuando morimos? To be or not to be?, especularán los modernos Hamlets.

No faltará quien siga con plena lucidez la polémica de si, el ser “es un ser para la muerte” (Heidegger) o si el “ser es un ser contra la muerte” (Levinas).

Lo mágico envuelve no tanto las preguntas sino las respuestas

Me propongo cerrar estas líneas, por ahora, con una idea de Kehneman que refiere a “la pervasiva parcialidad optimista” como la más “significativa parcialidad cognitiva”.

Es altamente probable que el optimismo nos juegue la ilusión de control en medio de la incertidumbre.

Aunque para algunos es una bobería, una salida fácil en medio de tanta complejidad, para otros es un tema que funciona y que permite vivir sin tantas preocupaciones. ¿Acaso no es más un cuarto que un medio?

Te puede interesar Opinión | ¿De verdad la lectura nos hace mejores seres humanos o detiene la violencia? | David Lara Catalán

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí