Inicio Noticias Omicron es el nombre de la nueva variante «preocupante» del Covid-19

Omicron es el nombre de la nueva variante «preocupante» del Covid-19

Omicron es el nombre que recibió la nueva variante B.1.1.529 del Covid-19, detectada por primera vez en África austral, por la Organización Mundial de la Salud (OMS), la cual fue calificada como «preocupante».

«La variante B.1.1.529 fue notificada por primera vez a la OMS por Sudáfrica el 24 de noviembre de 2021 (…). Esta variante tiene un gran número de mutaciones, algunas de las cuales son preocupantes», dijo el grupo de expertos encargado por la OMS de seguir la evolución del Covid-19.

La mayor preocupación es que Omicron pueda convertirse en la nueva variante dominante, desplazando a Delta, porque sus mutaciones están principalmente en la proteína espiga y hay la sospecha de que pueda burlar las defensas de las personas inoculadas, aunque la propia OMS ha confirmado que tardará semanas saberlo con exactitud.

Por ahora, la evidencia sugiere que Omicron conlleva un mayor riesgo de reinfección que otras variantes debido precisamente a que la proteína espiga es muy distinta a la del virus del SARS-CoV-2 original para la que se preparan los organismos que reciben vacunas.

B.1.1.529, también fue identificada en Botswana, Bélgica, Hong Kong e Israel.

 

Bélgica confirmó hoy el primer infectado con la nueva variante. Se trata de un pasajero que llegó de Egipto el pasado 11 de noviembre.

Autoridades de Reino Unido decidieron tomar precauciones y los viajeros procedentes de Sudáfrica, Namibia, Zimbabue, Botsuana, Lesoto y Esuatini (Suazilandia) que están ya en el país deberán hacer cuarentena, y a partir de este viernes los vuelos con ese origen quedarán suspendidos. Estados Unidos, Guatemala y otros países han anunciado medidas similares.

Francia suspendió los vuelos desde estos destinos, además de Suazilandia, con efecto inmediato y durante al menos 48 horas. Alemania, Japón, Italia y Singapur también impusieron restricciones.

La Comisión Europea recomendó a los países miembros la introducción de un «freno de emergencia» a todos los viajes desde el sur de África.