Los jóvenes actores del grupo "La Bambalina" estrenando el escenario del Teatro 8 de octubre con la poesía teatralizada "Con humor a Nicolás Guillén".

Por Magdalena Hidalgo*

En 1993, el licenciado José Luis Ochoa Guerrero dejó la Dirección de Participación Ciudadana pues le ofrecieron el puesto de delegado del Instituto Quintanarroense de la Cultura (IQC) y se instaló en sus nuevas oficinas, que son las mismas que ahora ocupa el Instituto de la Cultura y las Artes. Me invitó a ver el auditorio de este instituto, para ver si habría posibilidades de convertir este auditorio en un teatro.

Él ya lo había decidido, solo quería que lo escuchara. José Luis era un hombre de acción, así que habló con sus amigos y los involucró en el sueño. Consultó con arquitectos, los cuales hicieron un diagnóstico sobre las condiciones estructurales del inmueble y alguno de ellos (la verdad no sé quién fue) hizo el plano para construir los escalones con la isóptica adecuada para recibir las butacas.

Algunas empresas locales donaron materiales de construcción, cemento, varilla, piedra, cal… el personal de Obras Públicas municipales puso la mano de obra. El hoy extinto Patronato por los Jóvenes de Cancún donó 100 sillas para el teatro. Siendo la directora de Cultura y directora adjunta del grupo de teatro La Bambalina, aportamos el trabajo teatral, la iluminación y el audio, pues con anterioridad, Leonardo obtuvo una beca de parte de CONACULTA y se compró este material.

Luego de este maravilloso esfuerzo, entre el entonces director de Participación Ciudadana, Fernando Miranda Malpica y el licenciado Ochoa Guerrero, con aceptación mía, acordamos que se incluyera dentro de las actividades de la Dirección de Cultura municipal, la coordinación de los eventos del nuevo teatro.

Así, en junio de 1994, el Teatro 8 de octubre abrió por primera vez las puertas al público con la puesta en escena “Con humor a Nicolás Guillen”, dirigida por la que escribe e interpretada por los jóvenes actores de La Bambalina.

Presentación de «Con humor a Nicolás Guillén». En la foto: Alejandra Domínguez y Adrián Bazán.

Primeras funciones

De forma oficial el teatro se inauguró en noviembre de 1994 con la obra “Aquí está Juana Tenorio”, del autor yucateco Raúl Vales Solís, bajo la dirección de Leonardo Kosta, con la excelente interpretación de Mónica Jiménez como Juana Tenorio.

Durante seis años, en el mes de noviembre, se presentó esta obra, con la presencia de jóvenes actores que por primera vez subían al escenario, como Hiram Sánchez, Carlos Luna (QEPD), Oscar López, María Rosa Ochoa, Cristina Fentanes, Ofelia Núñez (QEPD) y Jorge Patrón (QEPD), por mencionar algunos. Las pastorelas cada diciembre, escritas por Leonardo Kosta, y la participación de los grupos y compañías teatrales de la localidad.

Igualmente, aprovechando el talento y la gracia de los jóvenes actores de La Bambalina preparamos la comedia musical “Algo gracioso pasó camino al foro”.

El inconveniente más terrible que, a mi parecer, tenía el teatro era su techo de lámina. Sin embargo, aún bajo esas condiciones, organizamos festivales, encuentros teatrales, concursos de monólogos que organizaba la Casa de Cultura y se llevaban a cabo en este espacio. Pronto adquirió estatus y se hizo necesario para recibir los nuevos montajes de todas las compañías de la ciudad y del estado.

En 1999, dentro del plan cultural de la profesora Magaly Achach de Ayuso, que en ese momento era la presidenta municipal, se crea la Compañía Municipal de Teatro Usigli. Adoptamos el apellido del dramaturgo mexicano Rodolfo Usigli como un homenaje al distinguido hombre de teatro. Fue así que desde el año 2000 y hasta 2014, el Teatro 8 de octubre fue la sede de la compañía.

Presentación de la comedia «Algo gracioso pasó camino al foro», en el Teatro 8 de octubre, con jóvenes del grupo de teatro «La Bambalina», bajo la dirección de Magdalena Hidalgo.

Retos y compañía

Después del paso del huracán Wilma, en octubre de 2005, el teatro estuvo fuera de servicio casi un año. El ciclón dañó severamente el inmueble llevándose una parte del techo y afectando el equipo de audio e iluminación.

No recuerdo quién donó láminas usadas para techar el faltante del teatro, e iniciamos la reparación del inmueble. Poco a poco se fueron habilitando los telones, las sillas, el lobby, los sanitarios… y la Oficialía Mayor, a través de la Dirección de Servicios Generales del Ayuntamiento colocaron las láminas, impermeabilizaron, repararon el equipo de audio e iluminación, las tomas de corriente eléctrica, dieron mantenimiento a unos aires acondicionados que, aunque muy usados, nunca claudicaron.

El Teatro 8 de octubre nunca fue considerado dentro del presupuesto para su funcionamiento. No hubo personal de intendencia, ni técnico que apoye en la parte de audio, iluminación y electricidad. Es importante enfatizar que fueron los actores de la Compañía de Teatro Usigli los que se encargaron de hacer estos trabajos.

En 2008 el teatro recibió la donación de las butacas del extinto Teatro El Forito, su dueño, Germán Walls entregó 150 butacas en regulares condiciones, las cuales fueron colocadas por los actores de la compañía. Hago mención de ello porque fue un arduo trabajo. En esa época había seis aires acondicionados, de los cuales solo funcionaban tres. Solo había un sanitario para el público y otro de reciente construcción, en el área de camerino, para los actores. Había dos ventiladores en la sala del teatro y dos más en camerinos, que fueron donados. El techo del teatro era de lámina, lo que hacía muy caliente el lugar, sobre todo en el verano, además de que cuando llovía, el ruido hacía muy difícil continuar con la función.

Durante tres años, de 2010 a 2013, la Compañía Municipal de Teatro Usigli sostuvo una cartelera de jueves a domingo con obras diferentes, la mayoría dentro del género de teatro de revista, con entrada libre y cooperación voluntaria.

El teatro ha tenido tres coordinadoras: Magdalena Hidalgo, Pilar Vega, Suzzette Fernández Anderson, y de nuevo la que esto escribe. Cada una con su estilo propio, su energía y su corazón por delante para dar al espacio teatral lo mejor.

A lo largo de estos años, hemos compartido escenario con las presentaciones de los actores directores Gina Saldaña, Ángel Hadad, Luis Manuel Vega, Jorge Patrón (QEPD), y hay muchos otros más que no recuerdo sus nombres. Luego vino el Teatro Bar, donde participaron actores, bailarines, músicos, cantantes… muchos de ellos se dedican de lleno al arte, como Isabel Zarate, Guillermo Talavera, Ángel de Dios, Tony Iglesias, Carlos Martínez “Kalin”, Daniel Gallo y un largo etcétera.

Después llegaron Ernesto Aquino, Beatriz Bauche, Jorge Piña, Laura Guzmán, Pilar Uribe, Karen Plascencia. Los grupos de Chetumal, con Oscar Ortiz como punto de lanza, de Cozumel y de José María Morelos. Se presentaron grupos de Mérida, Campeche, Tabasco, Monterrey, Coahuila, Chihuahua y de otros países como Cuba, Argentina, España, Honduras y Venezuela.

Han pasado 25 años y el Teatro 8 de octubre sigue dando ese servicio a la sociedad en Benito Juárez, recibiendo a la mayoría de los grupos de teatro de Cancún y de todo el estado, además, su escenario ha sido testigo de festivales locales, estatales, nacionales e internacionales; ciclos de cine, conferencias, concursos escolares, concursos del monologo, presentaciones de jardines de niños y un sinfín de actividades.

Actores de la Compañía Municipal de Teatro Usigli, en una de las múltiples presentaciones de «Se vende una mula con pilón», en el Teatro 8 de octubre.
De izquierda a derecha: Eduardo Hidalgo, Carlos Martínez «Kalin», Jenny Dallet, Erick Selim, Irma Tavera, Mónica Jiménez, Carmen Cigala y Alicia García.

Restauración y fin de una etapa

En el año de 2013, durante la administración de Julián Ricalde Magaña, ocupó el cargo de director del Instituto de la Cultura y las Artes, Alejandro Janitzio Ramos, un hombre comprometido y ocupado en realizar programas culturales y artísticos en beneficio de los cancunenses.

Durante su gestión dio prioridad a los apoyos para el Teatro 8 de octubre, y fue gracias a él y la diputada Graciela Saldaña Freire, que se envió un proyecto a la Cámara de Diputados para la rehabilitación del Teatro 8 de octubre, el cual fue aceptado por la Cámara y luego enviado al Consejo Nacional para la Cultura y las Artes (Conaculta) donde se inician los trámites ya con una propuesta basada en los estudios del área de arquitectos del municipio.

Yo pedí un salón grande, con un escenario movible con practicables que se arman rápidamente, así tendríamos la posibilidad de tener escenarios tipo Isabelino o el de Teatro Arena, o Rectangular. Claro está que lo mismo sucedería con las sillas para el público, que serían movibles. La altura del inmueble sería de 15 metros para que la iluminación teatral tuviera el espacio necesario para cumplir con su función. Una bodega y un salón de ensayos.

Obviamente dentro del proyecto estaba contemplada la taquilla, los sanitarios, una antesala, los camerinos, equipo de audio e iluminación. Así se entregó el proyecto, sé que se aprobó porque Alejandro Ramos me mostró muy contento el documento que envió el Conaculta dando su visto bueno.

Terminó la gestión del director Alejandro Ramos y en la siguiente etapa ya no me tocó participar. Siendo la maestra Alia Yasmin Rodríguez Narchi la titular del Instituto durante la administración pública del licenciado Paul Carrillo, a ella le tocó la reinauguración del nuevo teatro y a la Compañía Municipal de Teatro Usigli abrir el telón con la obra “El Primero”, de Israel Horovitz, el 11 de noviembre de 2014.

Posteriormente, en 2016, el nuevo titular del Instituto fue Fernando Israel Cervantes Quijano, quien me dio el encargo de coordinar las actividades del Teatro 8 de octubre, así mismo seguir con el trabajo de directora de la compañía municipal.

En 2019 recibí mi jubilación con mucha alegría y satisfacción por haber concluido esta etapa de mi vida.

Los responsables del teatro:

María Magdalena Hidalgo Cano, Coordinadora de las actividades del teatro, maestra de teatro, actriz, y directora de la Compañía Municipal de Teatro Usigli.

Mónica Jiménez Alvarado, promotora cultural, coordinadora de eventos, actriz, maestra de teatro de niños, jóvenes y adultos que integran la Compañía Municipal de Teatro Usigli.

Eduardo Hidalgo García, promotor cultural, escenógrafo, realizador de títeres, máscaras, atrezo, cantante y actor de la Compañía Municipal de Teatro Usigli.

***

Magdalena Hidalgo ha recibido reconocimientos como actriz y directora teatral a nivel nacional e internacional. Llegó a Cancún en 1989 y desde entonces se ha dedicado a la promoción cultural y, en particular, del teatro a través de la Compañía Municipal de Teatro Usigli.

***

Primera parte: Gestación del Teatro 8 de octubre: «Batman y la presidencia».

Segunda parte: Gestación del Teatro 8 de octubre: Antón Chejov, “Petición de mano” y “El Oso”.

 

Síguenos en Google News Únete a nuestro grupo de WhatsApp