La 4T necesita más que nunca elevar su nivel de representantes para sostener un gobierno sin AMLO en las boletas, por primera vez en más de 20 años. Figuran jóvenes que llaman a la esperanza y nombres que pasaron de noche por la legislatura.

 

 

Por Luciano Núñez

El filósofo español José Ortega Gasset escribió en uno de sus libros: “Yo soy yo y mi circunstancia. Y si no la salvo a ella no me salvo yo”. La frase célebre, por donde se mire, tiene profunda correlación con la política de los años que vienen: las circunstancias serán diferentes.

Andrés Manuel López Obrador, se quiera o no, es el referente indiscutido en los últimos 20 años de la política mexicana. Trazó una forma ideológica y una manera particular de construir (con alianzas incómodas, a veces, y el manejo de redes sociales) que logró verse reflejada recién en el tercer intento por la presidencia. Perseveró y picó piedra.

Sin AMLO en la boleta

Ese hombre se despide de las boletas electorales: será la primera elección sin AMLO en más de 20 años, aunque todavía con una fuerte influencia de su más de 70 por ciento de aprobación ciudadana, incluso, admitida por la errática oposición.

Quien viene a sucederlo es Claudia Sheinbaum, una mujer que romperá el paradigma de la política para convertirse en la primera mujer que presida México. Ahí viene Ortega y Gasset y las circunstancias serán diferentes.

Todo nuevo gobierno goza de un bono iniciático, más no se trata de un margen tan holgado. Su nuevo gobierno deberá contar, sobre todo, con mujeres y hombres capaces e ideológicamente encolumnados en la 4T. No se trata de quienes entregaron más Regeneración o asistieron a más cumpleaños. Es otra responsabilidad que tiene que ver con la manera de dibujar la política que viene.

En ese sentido, la permeabilidad del proyecto a otros actores políticos, muchos de ellos sumamente cuestionados, de mediocre performance, ha dejado una sensación de retroceso en el plano político-ideológico. Pareciera que, en algunas zonas, valen más la maña que la trayectoria y la obsecuencia que la capacidad.

Ricardo Velazco, diputado por Morena y uno de los fundadores.

En ese sentido, para poner un ejemplo, el Congreso de Quintana Roo está lleno de nombres que pasaron de noche. Con propuestas que llaman a la hilaridad o al espanto. Si se mira el panel para suceder a Humberto Aldana, que poco y nada ha aportado a la discusión política, más que dos vergonzosos episodios, el único que puede darle una salida digna es Ricardo Velazco. No hay más. Ninguno de los nombres que quedan pueden representar a un poder.

¿Podrían subir a tribuna a argumentar con al menos ligera solvencia?: No.

Por ello, la arquitectura de la nueva conformación de la próxima legislatura, la que estará en el último tramo del gobierno de Mara Lezama, deberá sostener no sólo la figura que se va (AMLO), sino la que queda.

Algunos nombres

Eugenio Segura, de Sefiplan, se registra en MORENA para candidatura al Senado - PALCO NOTICIAS

El cuadro de las y los representantes de Morena y el Partido Verde, los más numerosos en su bancadas, con 10 y 9 representantes, dejan algunos claroscuros que sinceramente no se entienden ni en su funcionalidad, como en su mensaje a la ciudadanía. La lista es larga y ociosa. Sin embargo, aparecen algunos nombres que llaman a la esperanza por su formación y compromiso: en el Sur, Saulo Aguilar Bernés, joven escritor y de sólida formación intelectual; Paco Carrillo, ex secretario particular en Benito Juárez y Eric Arcila, todos por Morena; en tanto, María José Osorio y Renán Sánchez, van firmes por el Partido Verde. 

En el PT la inclusión de Hugo Alday no sólo es necesaria, sino meritoria por donde se mire. Ha sido de los diputados más productivos en cuanto al número de iniciativas aprobadas. En Tulum está cerca de ser incluida para representar a la zona Maya Ileana Canul de Dzul, con una gran capacidad de gestión, pese a los atropellos que sufrió por parte del actual alcalde, Diego Castañón.

En cuanto a la cámara alta, el candidato para el senado, Eugenio Segura, es uno de los jóvenes con mayor formación académica y ha demostrado compromiso desde su paso por Benito Juárez y ahora como Secretario de Finanzas. Suma y mucho a esta nueva camada de jóvenes políticos.

¿Qué hay en la oposición?

Por el lado de la oposición, Movimiento Ciudadano parecer encaminarse a la construcción de un discurso moderado, pero inteligente, para posicionarse como segunda fuerza electoral; como se sabe, Roberto Palazuelos encabezará la fuerza naranja que buscará arrebatar Tulum con Jorge Portilla Mánica como candidato presidencial. Durante la semana surgió la posibilidad de que Laura Fernández sea candidata en Puerto Morelos, pero las señales llegaron rápido: dos de sus ex colaboradores están presos. El tercer aviso quizás no esté tan lejos de recordarle su legado en la ciudad del faro inclinado.

El PRI-PAN exhalan sus últimos suspiros en esta elección, con personajes que no hacen más que ahondar el fracaso discursivo y cortedad de propuestas, replegados a mantener acaso el registro y obtener algún espacio de representación proporcional o alguna regiduría. Es el espejo en el que Morena debe verse para no repetir errores que desfonden al partido.

Volviendo a la frase que sustenta esta columna, tanto Morena como el Partido Verde cuentan con jóvenes formados, preparados para inyectar una fuerza que otorgue a Sheinbaum una red más sólida en la que apoyarse, sobre todo, en los primeros dos años de gobierno.

Por estas horas se viven momentos decisivos para conformar una legislatura que dé esperanzas a Quintana Roo, lejos de los cartuchos quemados, representantes que no representan y, que no pueden sustentar y defender el nuevo proyecto de nación. Este segundo piso que empieza a construirse y que todavía está a tiempo de poner piedras sólidas para la plataforma que, de otra forma, puede tambalearse con peligro de caída.

*****

Luciano Núñez Es técnico en Periodismo y licenciado en Comunicación Social por la Universidad Nacional de Catamarca, Argentina. Postgrado de Opinión Pública por FLACSO y diplomado en géneros periodísticos en La Salle, Cancún, e Historia de Quintana Roo en la Universidad del Caribe y Sociedad Andrés Quintana Roo. 

Trabajó en medios de comunicación de Argentina y México y publicó los libros Voces que Vuelven, Tan Lejos y Otra Vez en Casa y la novela Magnificens Cancún, editada por Miguel Ángel Porrúa

Fue director de Comunicación Social en Benito Juárez, Cancún y Solidaridad, Playa del Carmen.  

Actualmente es director general de Grupo Pirámide y Vértice.

Te puede interesar: Naderías Totales | La oposición se desfonda sin narrativa y la 4T apuesta todo al continuismo y refresca los fraudes electorales

Síguenos en Google News Únete a nuestro grupo de WhatsApp