Por Jaguar Negro

Cancún, Quintana Roo. El único partido que podría haber ganado la elección pasada solo es Morena.

Sin embargo, el partido de AMLO tejió alianzas desde 2018 con el Partido Verde y PT para conformar un bloque sólido.

Ha sido efectivamente una coalición ganadora. Y Quintana Roo no fue la excepción.

De acuerdo con los votos de los electores, es decir, de la participación ciudadana, el partido mayoritario Morena, es la primera fuerza, la que la gente eligió en lo que llamamos democracia.

Sin embargo, el Partido Verde ha tejido una estrategia muy evidente para quedar como primera fuerza, a través de la compra de votos: como sucedió en el distrito 2, y ahora con el reclutamiento de diputados de otros partidos, es decir, para torcer la decisión popular.

Una jugada que se teje en finos escritorios desde la Ciudad de México y que impactará, sin dudas, en las políticas públicas del Estado.

Como ejemplo, ahí está la alcaldía del desaparecido Remberto Estrada Barba, cuyas obras fueron proyectar un animé en pantalla gigante, cambiar el sentido de una calle y una abrumadora cantidad de ejecutados que volvía locas las ambulancias de Cancún.

Volviendo al Congreso que se está fraguando, ayer los representantes del Partido Verde presentaron como flamante incorporación al diputado electo (todavía no en funciones), Isaac Janix.

Y cualquier abogado (de primer año) sabe que no se pueden realizar actos previos a la toma de protesta, como por ejemplo, decidir a qué bancada pertenecer cuando todavía no existe una bancada como tal.

Ser o no ser.

El ajedrecista no sabe qué significa la palabra electo, menos sus nuevos líderes.

Tampoco tenía sentido hacer pública la alta traición al PT, partido que legitimó la elección popular para detrimento de la calaña de políticos que llegan al poder en Quintana Roo.

¿Quién autoriza estos movimientos a Janix? Porque pareciera que no tiene jefe/a político/a. Morena sin dirigente está ausente de todo. O bien, abriendo el camino para todo despropósito.

Ahora bien. Sólo falta que el Partido Verde coopte a un solo diputado de Morena para que queden tablas con el Verde y, ahora sí, pueda coordinar la Junta de Gobierno y Coordinación Política, Jugocopo.

¿Para qué? El camino es burdo y evidente: lograr que Renán Sánchez Tajonar sea quien presida, quien además, asumiendo salga corriendo a hacer campaña para ser alcalde en Cozumel y soñar con la gubernatura.

El plan es conocido porque José Luis Pech lo dijo en campaña: van por todo.

Te puede interesar Jaguar Negro | Ricalde y dos twits para la posteridad: Del villano y el gusano a la foto incómoda

Síguenos en Google News Únete a nuestro grupo de WhatsApp