Inicio Noticias ¿Qué se necesita para declarar Patrimonio de la Humanidad a Playa Delfines?

¿Qué se necesita para declarar Patrimonio de la Humanidad a Playa Delfines?

Playa Delfines. Foto: Alfredo Maya

La propuesta de la alcaldesa de Benito Juárez, Mara Lezama, de buscar la declaratoria de Playa Delfines como Patrimonio de la Humanidad viene de un largo historial de protección al icónico arenal de Cancún que alberga 6 mil 972.73 metros cuadrados de superficie y que fue declarado como público en 2012.

Esta playa, además de ser reconocida y admirada por los visitantes a este destino y de tener un valor simbólico para los habitantes de esta ciudad, se ha ido haciendo de distinciones como Blueflag, otorgada por la Fundación para la Educación Ambiental, así como el certificado como Playa Limpia Sustentable nivel 2 por la Norma Mexicana NMX-AA-120-SCFI-2016.

Patrimonio

Desde la Convención de 1972, la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, Ciencia y Cultura (UNESCO, por sus siglas en inglés), es el organismo que lleva el control de los sitios que, por su Valor Universal Excepcional (VUE) pertenecen al patrimonio común de la humanidad.

Este valor está determinado por diez criterios que son revisados de forma regular por el organismo internacional. Para que un lugar sea considerado, debe cumplir al menos con uno de ellos.

Además del VUE, el bien debe contar con las condiciones de Integridad y Autenticidad, así como tener determinado un sistema de Protección y Gestión que garantice su salvaguarda. La condición de Integridad se refiere a la medida en que el bien posee los elementos necesarios que expresan su valor; la Autenticidad está ligada al patrimonio cultural del bien.

Por su parte, la Protección y Gestión debe garantizar que el bien mantiene o incluso mejora su VUE y las condiciones anteriormente descritas. En este sentido, se establece que el Estado debe contar con una serie de mecanismos como leyes, decretos, planes de manejo, entre otros, que garanticen su protección a largo plazo.

Los criterios

Para poder se considerado, el bien debe cumplir con al menos uno de los diez criterios enlistados:

I.- Representar una obra de arte del genio creador humano.
II.- Atestiguar un intercambio de influencias considerable, durante un periodo concreto o en un área cultural determinada, en los ámbitos de la arquitectura o la tecnología, las artes monumentales, la planificación urbana o la creación de paisajes.
III.- Aportar un testimonio único, o al menos excepcional, sobre una tradición cultural o una civilización viva o desaparecida.
IV.- Constituir un ejemplo eminentemente representativo de un tipo de construcción o de conjunto arquitectónico o tecnológico, o de paisaje que ilustre uno o varios periodos significativos de la historia humana.
V.- Ser un ejemplo eminente de formas tradicionales de asentamiento humano o de utilización tradicional de las tierras o del mar, representativas de una cultura (o de culturas), o de la interacción entre el hombre y su entorno natural, especialmente cuando son vulnerables debido a mutaciones irreversibles.
VI.- Estar directa o materialmente asociado con acontecimientos o tradiciones vivas, con ideas, creencias u obras artísticas y literarias que tengan un significado universal excepcional. (Para el Comité, este criterio debería estar relacionado con otros criterios).
VII.- Representar fenómenos naturales o áreas de belleza natural e importancia estética excepcional.
VIII.- Ser ejemplos eminentemente representativos de las grandes fases de la historia de la tierra, incluido el testimonio de la vida, de procesos geológicos en curso en la evolución de las formas terrestres o de elementos geomórficos o fisiográficos de mucha significación.
IX.- Ser ejemplos eminentemente representativos de procesos ecológicos y biológicos en curso en la evolución y el desarrollo de los ecosistemas y en las comunidades de plantas y animales, terrestres, acuáticos, costeros y marinos.
X.- Contener los hábitats naturales más representativos y más importantes para la conservación in situ de la diversidad biológica, comprendidos aquellos en los que sobreviven especies amenazadas que tienen valor universal excepcional desde el punto de vista de la ciencia o de la conservación.

Voces a favor

Playa Delfines. Foto: Alfredo Maya

Para Graciela Saldaña, subsecretaria de Política Ambiental de la Secretaría de Ecología y Medio Ambiente (SEMA), la propuesta pudiera ser viable e incluso, podría ser acompañada de otros espacios públicos, que la dotarían de una visión de sistema integral con el arrecife, las playas, la anidación de tortugas e incluso ampliando la protección hasta la Laguna Nichupté.

Recordó que, en el caso de este Sistema Lagunar, tiene un largo historial de contaminación que, según especialistas, podría ser revertido con la protección y la aplicación de ciertas medidas.

En este mismo sentido de apoyo a la propuesta habló el diputado suplente Julio Montenegro Aguilar, quien aportó además que existen otros puntos importantes que debieran considerarse en esta declaratoria, como Malecón Tajamar, Punta Nizuc e Isla Blanca.

Por su parte, el investigador Guillermo De Anda Alanís, director del proyecto Gran Acuífero Maya, se manifestó a favor de cualquier iniciativa que pretenda proteger lugares tan bellos, icónicos e irrepetibles que sería lamentable terminaran en manos de la iniciativa privada.

Sin embargo, lamentó que algunos que se proponen, como en el caso de Isla Blanca, ya se han fraccionado e incluso hasta construido, por lo que esta propuesta estaría entrando un poco tarde, aunque valdría mucho la pena considerar su viabilidad.

«La declaratoria da protección a nivel mundial, es vigilancia mundial; esto los protege y le da un gran prestigio al país. Tiene muchos aspectos positivos, lograr un reconocimiento de protección me parece muy loable y muy deseable», consideró.