Inicio Noticias Puebleando | Bécal, la Capital del Sombrero Jipi Japa

Puebleando | Bécal, la Capital del Sombrero Jipi Japa

A una hora de Campeche, se encuentra Bécal, pueblo de tradición Maya perteneciente al municipio de Calkiní, conocido como La capital del sombrero Jipi Japa, elaborados por artesanos locales en cuevas originales, muy comunes en los patios de los pobladores.

Al visitar una de las cuevas del pueblo, llegamos hasta Artesanías Lool Jipi «Chari», en donde Doña María del Rosario Herrera Cohuo, conocida como “Chari”, estaba trabajando en un marco para un espejo. Contó que desde los 10 años teje la palma y en la actualidad lleva más de 54 años en la labor.

“El Jipi es una palma traída a Bécal por un hacendado; tenemos que estar a lo mucho a 23 grados para que podamos trabajar la palma, porque si no se quiebra. Me encanta lo que hago, aquí puedo estar horas tejiendo, tranquila y concentrada, es hasta terapéutico. En la pandemia aquí me la pasé, trabajando”, señala.

Proceso de la palma

El proceso consiste en cortar los cogollos de la palma de Jipi y azotarlos para que se abran, posteriormente se rayan con una aguja las fibras de la hoja y se separan unas de otras. El guano se hierve con azufre, aproximadamente hora y media, para que se ponga blanco, luego se seca al sol sobre una cuerda. Ahí el guano se enrolla a lo largo y queda listo para tejerlo en hermosos sombreros, abanicos, joyeros y muchas piezas con alto valor artesanal.

Estos productos deben ser tejidos en cuevas, con temperaturas entre 18 y 23 grados centígrados, que proveen la humedad necesaria para mantener la flexibilidad de la palma y pueda tejerse con mayor facilidad.

El Jipi es un material más delgado y fino, por lo que un sombrero de este tipo de palma puede costar hasta 3 mil pesos y su elaboración tardar hasta 1 semana, dependiendo de la rapidez del artesano. Casi siempre se prefiere en color natural, pero con el uso de frutas y plantas se le puede dar una coloración diferente, como el verde, rosado, rojo, etc.

Bécal está situado a un costado de la carretera, entre Campeche y Mérida, Yucatán; a 91 kilómetros al noreste de Campeche, por la carretera 180. Todavía pueden apreciarse las chozas, los grandes árboles de guaya, naranja, limón, aguacate. En Bécal no pasan las horas, es un lugar perfecto para relajarse respirando aire puro y disfrutando la gastronomía de la zona.

Te puede interesar Jaguar Negro | Chepe: de la Karcher al gimnasio en una administración con sello misógino