Inicio Especiales Chetumal | Emotiva carta de una madre a su hijo en aniversario...

Chetumal | Emotiva carta de una madre a su hijo en aniversario luctuoso

Por Adelaida Catalina Sánchez Silva

Chetumal, Quintana Roo. Naciste un radiante verano de mil novecientos ochenta.

Ro, como cariñosamente te llamamos, llegaste a este mundo con el sello de la muerte debido a tu prematuro nacimiento, pero luchaste desde el primer día para vencerla. ¡Elegiste vivir!

Quienes te conocieron atestiguan que tu presencia se sintió como una primavera sin fin.

Tu sonrisa iluminaba cualquier espacio. Tu risa podía alegrar a cualquiera en un día gris. Siempre expresabas las palabras exactas para cada ocasión con tu brillante facilidad de palabra.

Eras feroz para defender tus ideales pero amable y con el corazón en la mano para aceptar aquellos que no compartías.

Tenías el don de leer a través de los ojos nuestras angustias y ahí siempre estuviste para apoyar con las palabras adecuadas y el abrazo sincero que transmitía ánimo, que hacía sentir que todo estaría bien.

Generoso en esencia y espíritu, refutabas constantemente la falta de conciencia en el mundo

Tu vida tuvo grandes desafíos, aún así, no guardabas rencor, creyendo que la gracia es eterna como el verde de la naturaleza. Lo que hiciste te forjó con los brazos abiertos, para guiar y acompañar a nuestra familia, a tus amigas y amigos, a toda persona que lo necesitaba, aún sin conocerla.

Eras cariñoso y juguetón, los momentos contigo son inolvidables y cuando los
recordamos resultan vívidos al máximo. ¡Estás aquí! Lo sentimos, nos causa siempre la misma alegría al recordarte.

Fuiste un extraordinario hijo, hermano y amigo, dejando un legado especial para cada uno de nosotros, que nos facilita encontrar la paz interna y el gozo por tu partida, porque sabemos que allá estás muy bien.

Vives en nuestros corazones Rodrigo ¡Rodrigo Vive!

Todo lo que hacías tenía un toque de perfección, un gran estilo. Ingeniero civil de profesión, lograste dominar muchas áreas del conocimiento con esa fuerza de espíritu de toda la vida.

Jamás esperaste reconocimiento porque lo diste con el corazón y tú fuiste tu propio impulsor.

Con frecuencia se buscaba tu opinión y apoyo en diferentes proyectos que aún hoy, conservan su formato en algunos lugares, incluidas las redes sociales.

Experimentaste una vida generosa y cuando dejaste este mundo, el 18 de octubre del 2020, tus manos las tomaba Dios, el amor de tu vida, en el lugar que convertiste en tu hogar.

Estás en el cielo con tu amado padre, Rodrigo Alpuche Pajón (†)

Ambos están en nuestros corazones. Tus hermanas Bárbara y Andrea Alpuche Sánchez, Javier Regalado Hendricks, tus sobrinos Javier Alejandro, Diego y Leonardo y todos los
que te amamos, sabemos que nos reencontraremos cuando llegue nuestro
momento.

Te extraño hijo, porque fuiste mi orgullo, mi niño, mi amor. Sé que estas maravillosamente bien y eso me ayuda a traer paz y gozo a mi corazón.

¡Gracias hijo mío!

Con amor mamá

Artículo anteriorSolidaridad | Renueva gobierno de Lili Campos sistema de videovigilancia
Artículo siguienteNadie nos creía que el turismo era una actividad prioritaria: Carlos Joaquín