Inicio Columnas Opinión | Cumplir años: Cronos y Kairós | David Lara Catalán

Opinión | Cumplir años: Cronos y Kairós | David Lara Catalán

Por David Lara Catalán

Hace apenas unos días cumplí años.

La cuenta de los años a estas alturas de mi vida tiene cierta relevancia por varias razones y algunas de ellas, son las que me mueven a escribir estas líneas.

Además, las escribo porque estoy seguro de que me gustaría saber qué tanto coincidimos o no en este planteamiento: Los años se van acumulando y no en todos los casos las enseñanzas que nos deja la experiencia se comprenden y, mucho menos, se aplican a nuestras prácticas cotidianas.

Es válida aquí la expresión de que algunos pasan de noche a plena luz del día

A estas alturas de la vida me queda claro de que hay muchos más años para atrás que para adelante, son muchos más los recuerdos que las oportunidades por venir, aunque desde luego nunca se sabe.

El pasado y el misterio de la vida

No podemos sentenciar a priori lo que pueda venir en el futuro.

Algunos de nosotros no nos hemos resignado a que el tiempo nos devore, así como así.

Este es el misterio de la vida: nuestro presente y futuro son solo contingencias, es decir, solo posibilidades

Mientras el futuro se viste del color del optimismo o de la esperanza, el pasado nos ofrece un asidero del que podemos echar mano de vez en cuando, sobre todo, cuando la incertidumbre hace de las suyas y nos carcome cada milímetro de nuestra piel y de nuestras expectativas.

Pero el pasado es al final de cuentas solo referencia y, acaso solo en una visión patológica, es un espejismo al que se recurre cuando no sabemos qué hacer con el porvenir.

Tiempo cualitativo

Cronos es para nuestra cultura occidental la cuenta lineal del tiempo, una cuenta implacable e inmisericorde, devora a sus hijos con tal saña que ni el más poderoso se escapa.

Hay algunos que de modo soberbio pretenden ignorar a Cronos y en su soberbia pierden la oportunidad de dar un espacio a Kairós, quien es el tiempo cualitativo, la experiencia del momento oportuno, es ese fragmento de tiempo que nos permite comprender nuestro rol en el tiempo implacable de Cronos.

Es el insight que llega en el momento menos pensado, pero que ilumina la oscuridad de nuestros planteamientos o ideas.

Es el eureka de Arquímedes.

Es ese momento pleno de brillantez que de manera ecuánime nos acerca de modo cauteloso a la vorágine que representa el mundo que vivimos.

El Insight

Desde luego no existe manera de tasarnos a todos por igual, en nuestras profundas diferencias cada uno aprende a su ritmo y de múltiples y variadas formas.

Cada uno llega a su insight a su debido tiempo, y aunque tal vez algunos de modo triste o penoso ni siquiera lo vislumbren, el reto es abrir los pensamientos y las emociones, así como nuestras inteligencias a esta posibilidad.

El insight es ese proceso de intelección que nos lleva a la comprensión de un momento, de una situación o de una problemática a la que nos enfrentábamos sin saber cómo dar respuesta.

Es ese momento en que Kairós hace frente a Cronos, lo toma del brazo y le grita que a pesar de su implacabilidad ahora tiene la lucidez para enfrentarlo, lo cual, dicho sea de paso, significa la única oportunidad de derrotar lo apabullante de Cronos.

La lucidez para enfrentar a Cronos es asunto individual, no hay recetas y, aunque las hubiera, cada uno le daría su propia sazón a su guiso.

Lo que sí me queda claro es que nunca es tarde para llegar a ese momento y que incluso en medio de las adversidades es posible una mirada inteligente a las experiencias por venir.

Te puede interesar Opinión | Cada loco con su tema; el salto de las frases a los hechos es otro asunto | David Lara Catalán