Cruella

 

Por Isabel Rosas Martín del Campo.

 

El juego de la psicología del color es inevitablemente un recurso magistral en el cine.

La reciente producción Walt Disney Pictures “Cruella” es una historia de una notable y estética perversidad.

Encarna la maldad exacerbada por la ambición sin sentido con la mujer madura Emma Thompson (La Baronesa) en el papel antagonista o, la venganza malévola por el gusto de sentirse con poder con la mujer joven Emma Stone (Cruella).

Ambas protagonistas tienen el mismo nombre en la realidad y, la misma cantidad de odio en la película

Para tal efecto el uso del color es indispensable para representar la emocionalidad y la intencionalidad de los actos perversos en cada una.

Por tanto, la paleta de color que dirige el arte de este filme es lo que yo llamaría el triángulo primario de colores poderosos.

Está triada singular alude desde todas sus diamantezcas aristas a la vida y a la muerte: Negro, Rojo y Blanco; las tres representaciones tonales más poderosas de origen filosófico en el hombre y sus cosmogonías ancestrales.

Para el malvado, en este caso, malvada, la muerte es su búsqueda constante no como final, sino como fin único o principio, tal vez

La muerte es representada en el negro, en el rojo y en el blanco desde sus distintas interpretaciones que se transforman en un vehículo exclusivo que transporta sus ideas e ideales en motores implacables de búsqueda de poder sin importar el precio a pagar.

La gala del negro el del oscuro misterio es representativo principal de cada escena que muestra la implacable supremacía del éxito enmarcado por una especie de levedad del ser.

Me recuerda la gran obra de Milan Kundera que presenta a la levedad como aquella debilidad humana diabólicamente perfecta.

La Baronesa (Emma Thompson) se engalana, su presencia abrumadora de opulencia es símbolo no de exquisitez, sino más bien de pretender ir dejando a su paso una estela de humillación que marca el camino aromatizado de orgullo o de soberbia, qué sé yo.

En cambio, el poderío del rojo representado, por ejemplo, en el vestido rojo —diseño de la Baronesa— irónicamente, puesto en un escaparate de segunda, o en la capa que cae encendida (fuego) se resignifica transfigurándose en Cruella (la joven), su cuerpo y espíritu se deconstruyen en una malévola aprendiz que resurge de la nada de la invisibilidad a través de originales y disruptivos atuendos (con esta triádica combinación: negro, rojo y blanco) con mensajes subliminales de protesta muy al estilo “punk” movimiento de los años 70´s como una especie de mensaje al presente de inclusión ideológica para corregir un sistema desgastado.

Mientras que el blanco se muestra originalmente a manera de insultar, de reclamar la injusticia acumulada en la mujer poco valorada y abandonada a las manos del infortunio y dónde gracias a su creatividad genética pudo llegar al blanco (la diana) lo digo como —el renacimiento, ¡eureka! — O sea, volver a nacer la misma en otra.

Aparición triádica

Blanco, rojo, negro hacen su aparición tríadica a cada momento siendo la bandera mensajera que sin voz gritó en cada escena el juego de ajedrez que manipulaba las piezas de tal suerte que el público bien podría haber pensado que había dos reinas únicamente para hacer el jaque final del juego.

La dualidad representada en la cabellera de la joven e inexperta Cruella, resignifican muy bien su constante contradicción y disertación ética entre seguir sus emociones resultado de su entorno y donde caben sus amigos o sus instintos genéticos muy entendibles cuando se le devela el gran secreto de familia.

Disfruté esta película desde todos sus ángulos

Su narrativa, su fotografía, el espectacular mundo de la moda, la ambición y el poder sin límites.

La poética de cada escena dónde vuelan las seductoras abstracciones: la duda, la trampa, la incompetencia, la supremacía, la obediencia, la astucia nos dejan pensando en el origen del odio.

Te puede interesar Opinión| Un papá sin padre: roles de la modernidad | Por Isabel Rosas Martín del Campo

Síguenos en Google News Únete a nuestro grupo de WhatsApp