Mara Lezama y AMLO

 

Por Luciano Núñez

 

El Orden del Día, de Éric Vuillard, premio Goncourt 2017, es una novela que hace un relato, mitad ficción, mitad historia, del encumbramiento del nacismo y de cómo un grupo de empresarios apoyó a Adolf Hitler para la construcción del poder que, se sabe, usó primero para invadir Austria y enderezar, meses más tarde, una cruenta persecución a los mismos empresarios que lo ayudaron. Y todo lo que ahora es parte de la historia.

Desde hace años, en su Orden del Día, AMLO planteó en Morena un partido que reivindicara a los pobres, a los de abajo, a los que estaban ávidos de sentirse un poco dueños del país, o al menos, de una ínfima parte de él, que siempre ha quedado en manos del mismo grupo de empresarios, buena parte de ellos, dueños de medios de comunicación. Prometió no mentir, no robar ni traicionar. Y ya con todo listo, invitó en 2018 a Mara Lezama para que sea su candidata en Cancún. Y ella ha entendido el morenismo fielmente, pero al revés.

Borgismo a pleno

Raymundo King y Roberto Borge

Lezama ha pasado en poco menos de tres años a devolver el poder, no sólo a los grupos de siempre (a los que AMLO confronta cada día tildándoles de conservadores o liberales, con toda razón), sino lo que es peor, a buena parte del borgismo que tanto daño le ha causado al estado, tanto en términos patrimoniales como de libertad de expresión.

En las  filas primeras del Neo-Marismo está nada menos que Carlos Lima, quien se sabe, es un hábil magistrado que orquestó el despojo de tierras que ejecutó Roberto Borge Angulo, y que lo tuvo casi en calidad de prófugo en el arranque del gobierno de Carlos Joaquín, como todavía continúan Juan Pablo Guillermo y Eliezer Villanueva Lanz. La legislatura de ese entonces, liderada por el PAN, intentó todo para enjuiciarlo en la causa de daño patrimonial, mas un evidente acuerdo no sólo lo dejó con vida política, sino con vigencia y amplio rango de operación.

Carlos Lima Carvajal
Carlos Lima Carvajal, magistrado y principal asesor electoral de Mara.

En ese grupo participa el ex diputado Raymundo King, figura insignia del borgismo y todo un andamiaje jurídico electoral que hizo su entrada firme en este proceso electoral pasado, y que representa a un gobierno que, hasta hace pocos años, atacaba a la prensa con todo rigor: clonación de revistas, veda de periodistas y exilio de otros, hasta el encarcelamiento de Pedro Canché. Sólo le faltaría a este grupo la integración de Claudia Romanillos y Patricio de la Peña para tener el cuadro completo que operó los juicios laborales falsos para despojo de propiedades.

El primer bocado está adentro: fue el andamiaje electoral para despejar del proceso a opositores (Luis Gamero e Isaac Janix) y, como hay oficio, todo se acomodó a los intereses del nuevo proyecto sexenal.

 

Ana Patricia Peralta de la Peña con Mara Lezama

No es poco lo que está en juego: nada menos que la sucesión del Estado con todo lo que ello implica, cubrir los intereses de grupos empresariales, pero fundamentalmente, los de Jorge Emilio González, Niño Verde, que tomará las riendas del municipio, apenas Mara se vaya a campaña, y quede como alcaldesa una de sus más cercanas, la ex diputada, Ana Patricia Peralta de la Peña, que inició su intrascendente paso por la legislatura local con un viaje a Londres. En ese sentido, la causa de los despojos de casas de los niños verdes ha quedado en olvido, o al menos, sin que se sepa si han «devuelvo al pueblo lo robado», como pregona AMLO desde su tribuna; menos ha avanzado la investigación sobre los turbios negocios detectados en el Panteón, cuyo titular goza de impunidad 4T local a manga ancha.

Desde la oficina del gobernador, Carlos Joaquín, ven con sumo recelo, y hasta con peligro, toda esta serie de movimientos políticos, por la lógica razón de que los ex convictos y perseguidos buscarán venganza a su antiguo perseguidor.

Era un recurso innecesario para la alcaldesa sumar a un grupo que la descarrila en la praxis e ideología política (de la que se habla poco, porque para este nuevo grupo lo que importan son son los grandes negocios); que había atravesado tormentas peores y no tenía rival serio que le disputara la última elección, como quedó demostrado en las urnas.

Mara, la comunicadora

Rompeolas: ¿Alianza Morena-Sipse en Cancún? | Noticaribe

Desde este portal se apoyó el proyecto Mara Lezama, aquella comunicadora que obraba milagros para los de abajo desde su cabina, que supo combatir las injusticias y darle voz a los desterrados del paraíso llamado Cancún.

En pocos años aquel sueño parece un laberinto de intereses cruzados en los que van ganando los liberales y conservadores de siempre, en ese gatopardismo en el que todo cambia para que todo vuelva a quedar igual.

O lo que es peor, como en la novela El Orden del Día, ¿pasaremos a ser perseguidos por la figura que ayudamos a construir?

Pronto sabremos cuál será el nuevo Orden del Día de Mara; el de AMLO, está claro, no en lo esencial.

*****

* Es técnico en Periodismo y licenciado en Comunicación Social por la Universidad Nacional de Catamarca, Argentina. Postgrado de Opinión Pública por FLACSO y diplomado de géneros periodísticos en La Salle, Cancún.

Trabajó en medios de comunicación de Argentina y México y publicó los libros Voces que Vuelven y Tan Lejos y Otra Vez en Casa.

Fue director de Comunicación Social en Benito Juárez, Cancún y Solidaridad. 

Actualmente es director general de Grupo Pirámide.

Nadería anterior:

Naderías Totales | Dossier homenaje a Carlos Hurtado y su Cancún, todo incluido

Síguenos en Google News Únete a nuestro grupo de WhatsApp