Joaquín Correa con su profe, Blas Sánchez, ambos originarios de Juan Bautista Alberdi, Tucumán.

 

Por Luciano Núñez

 

Cancún, Quintana Roo. Hace años debí escribir esta historia. Las circunstancias de las que somos presos (fui amenazado por un político en esa época) me impidieron hacerlo.

La primera vez que escuché hablar de Blas Sánchez fue en la secundaria de Juan Bautista Alberdi, Tucumán, de donde soy originario. Tenía el profesor de educación física un gimnasio que nunca pisé, porque lo mío siempre fue el fútbol llanero de potrero y los libros.

Nacen dos estrellas de Juan Bautista Alberdi

Joaquín Correa en Lazio El Intra Sports
Joaquín Correa en Lazio (foto: El Intra Sports)

Con los años, la ciudad que celebra su día cada 29 de agosto, se haría célebre por ser el lugar de origen de dos grandes jugadores de nuestra época: Sebastián Palacios, ex Boca Juniors, Independiente de Avellaneda, Pachuca, y actualmente en Panathinaikos FC, Grecia; y el campeón de América, Joaquín Correa, ex jugador Estudiantes de la Plata, del Unione Calcio Sampdoria, Italia; Sevilla FC, España, Lazio, de Italia, ahora en el Inter, de Milan.

Foto del recuerdo: Joaquín Correa y Blas Sánchez, cuando lo llevó a dar sus primeros pasos fuera de Tucumán, en Ezeiza, Buenos Aires, en el año 2004.

Ambos fueron guiados por el profesor Sánchez, cuya historia tiene un sabor agridulce, esas historias que dejan la sensación de que algo falla a la hora de analizar el complejo mundo del fútbol, donde los representantes se quedan con casi todo, los jugadores con algo, y muchos como el profe Blas, con las manos vacías y remando en medio de precariedad y colosales desafíos para hacer lo que se ama.

Sebastián Palacios y su paso por Boca Juniors, ahora en el fútbol de Grecia, tras su exitosa temporada en Independiente de Avellaneda.

Así como hizo con Palacios y Correa, a Blas le ha tocado amparar a cientos de jugadores que, en ocasiones, no tenían proteínas que para patear la pelota — que «nunca se mancha», como decía Diego, pero en los pueblos sí está muy descosida— para un pasaje o un par de medias.

Son vastamente conocidas las historias de apoyo deportivo y psicológico a esos niños que emigraron a grandes ciudades en busca de un sueño, y que necesitaron de quien los guiara en medio de la melancolía de estar lejos de las reuniones familiares y la barra de amigos.

Fuentes allegadas confirman que Blas Sánchez alcanzó un acuerdo con Jorge Solari, de la escuela Renato Cesarini, que hasta el día de hoy, no ha cumplido su palabra empeñada, esa que en otras épocas tenía un valor. Los tiempos cambian, muchas veces para mal, pero el balón sigue rodando.

Seguir los sueños

Blas Sánchez con uno de los alumnos de fútbol.

Sin embargo, ninguna promesa incumplida ha mellado las ganas de seguir construyendo ese puente de ilusiones para que otros niños alcancen la gloria; Blas sigue en su moto recorriendo las calles polvorientas de Alberdi y de Marapa, para llevar conos y pelotas, para que el milagro del fútbol saque del potrero a otro Palacios o a otro Correa, para que esa barita toque a los niños en un país tan contagiado de desesperanza.

Hace años entrevisté a Blas, como decía al comienzo, pero las circunstancias personales me impidieron empuñar la pluma. Me confesó que todo cambiaría si existiese inversión para poner una escuela con todas las herramientas para convertir a Alberdi en un semillero de estrellas. Pasaron los años y nació la escuela Capitán Juan, donde ha comenzado a germinar algo en el municipio que, por décadas, ha sido gobernado por el peronismo.

Los de abajo

Argentina derrota a Brasil y es Campeón de la Copa América 2021 | PorEsto
Joaquín Correa junto a Leonel Messi, tras ganar la copa América en Brazil.

Mientras miro la foto del equipo ganador de la Copa América, con Messi y Correa al lado, envueltos en ese éxtasis post triunfo, no dejo de pensar en esas historias del fútbol, en las que unos ganan, otros aprovechan; y los de abajo se quedan con la única gloria de ver que, lo que han entregado, no fue en vano; dos «changuitos», como se dice en Tucumán (chamacos en México) de esa barriada, han llegado para abrir un camino para los que vienen.

Foto: Sebastián Palacios (izquierda), Joaquín Correa (centro) y Lucas Javier Soria (QEPD, a la derecha); el que está atrás es Pepe Sand.

Ojalá el fútbol, o bien, los que hacen de él una máquina de billetes, voltearan a ver atrás, allá en los potreros, donde están esos profes como Blas, que entregan alma y vida al sueño de otros.

*************

Testimonios: 

“Saludos a Blas Sánchez, que me ayudó a llegar hasta acá. Uno de los iniciadores de mi carrera».

David Ledesma (Quilmes, Buenos Aires)

“De chiquito me entrenó el profe Blas Sánchez. Me dio la noticia que van a participar representando a mi país en el mundial de Italia. Desearles el mayor éxito del mundo, espero que les vaya de mil hasta el final, que todo sacrificio tiene su fruto”.

Daniel Dip (Chile) 

 

*****

Luciano Núñez es técnico en Periodismo y licenciado en Comunicación Social por la Universidad Nacional de Catamarca, Argentina. Postgrado de Opinión Pública por FLACSO y diplomado de géneros periodísticos en La Salle, Cancún.

Trabajó en medios de comunicación de Argentina y México y publicó los libros Voces que Vuelven y Tan Lejos y Otra Vez en Casa.

Fue director de Comunicación Social en Benito Juárez, Cancún y Solidaridad. 

Actualmente es director general de Grupo Pirámide.

Síguenos en Google News Únete a nuestro grupo de WhatsApp

3 COMENTARIOS

  1. Brillante nota sobre el Profesor Blas Sanchez.
    Es hora que reciba premios, un homenaje a su trayectoria
    Profesional, un premio a su generosidad. Mi admiración y respeto por siempre 👏👏👏

  2. grande Blas, por fin alguien hace conocer el gran trabajo de contención, guía y ayuda económica a los changos de Juan Bautista Alberdi y alrededores, gracias un orgullo ser tu amigo, abrazo de gol!

Los comentarios están cerrados.