Desde 1988 cuando le otorgan la concesión a Aguakan, el costo aumentó y el servicio de agua potable y alcantarillado empeoró, considera el abogado José Antonio Duclaud.

El abogado José Antonio Duclaud reconoció que desde 1988 cuando en la administración del exgobernador Mario Villanueva Madrid fue otorgado el título de concesión del servicio de agua potable y alcantarillado en los municipios de Benito Juárez e Isla Mujeres a Aguakan, el costo del servicio registró un incremento del 500% -comparado con las tarifas de la Comisión de Agua Potable y Alcantarillado que se encargaba de ese servicio-.

Pese a este hecho dudó que los recursos legales tramitados por el Congreso del Estado y la recomendación del presidente Andrés Manuel López Obrador al Gobierno de Quintana Roo de cancelar la concesión, se logre este propósito.

«Aguakan es controlado por el Grupo GBM y GBM ha procurado una buena relación con López Obrador, como muchos empresarios mexicanos, lo han hecho desgraciadamente y lo digo porque lo han fortalecido, en lugar de ser los empresarios un punto de equilibrio del poder», indicó.

Aunado a que tampoco daría tiempo de revocar la concesión -que ahora incluye a los municipios de Solidaridad y Puerto Morelos– porque ha incumplido las obligaciones que establece el título de concesión de manera constante y de manera ininterrumpida y no le han logrado revocar dicho título en 36 años, porque al final del camino llegan al amparo, luego la revisión del amparo y los jueces les dan lineamientos para que corrijan el servicio.

«Mientras el Poder Judicial Federal no resuelva un amparo de fondo en perjuicio de GBM, o sea de la controladora de Aguakan dudo que se logre la revocación; ésta tendría que venir por una causa de interés público, lo veo más probable que por los incumplimientos al propio título».

Te puede interesar: Desoye AMLO a Colosio y empujan nueva trama

Síguenos en Google News Únete a nuestro grupo de WhatsApp