Luego de intensas jornadas en las que participaron cerca de 30 combatientes, fueron las lluvias reportadas durante el jueves y viernes de la semana pasada las que finalmente sofocaron el incendio forestal reportado en un área forestal ubicada detrás de las instalaciones de una gasera y una subestación de la CFE que están a la orilla de la carretera a Playa del Carmen.

Autoridades de Protección Civil municipal indicaron que definitivamente el incendio no fue espontáneo ni accidental, sino totalmente intencional. Hubo jornadas en las que se logró apagar el fuego, pero al día siguiente había nuevamente varios focos, favorecidos por el hecho de que en la zona crecen arbustos que se queman con rapidez.

De acuerdo con la información, el viernes pasado se efectuó una reunión en la que se dejó en claro que la responsabilidad inicial de un siniestro recae en el propietario del predio, luego en el municipio, el Estado y la Federación. Si se determina que el dueño es responsable está obligado a cubrir las erogaciones que se hayan hecho para sofocar el fuego.

Adicionalmente, en caso de un daño considerable, las autoridades ambientales pueden decretar una veda hasta por 20 años para permitir la recuperación de la masa forestal, periodo en el cual no se puede desarrollar ningún tipo de actividad en el terreno. No se ha determinado si en este caso se promoverá alguna sanción.

Se explicó que aún no se tiene el dato preciso sobre la superficie siniestrada porque fueron focos a largo de 800 metros lineales, pero en total fueron cerca de 2 hectáreas.

En el control y combate al fuego participaron 11 brigadistas de la Conafor, cuya base está en Leona Vicario; 4 trabajadores de Protección Civil: 8 bomberos y 5 combatientes voluntarios que aportó el ejido.

Síguenos en Google News Únete a nuestro grupo de WhatsApp