Dos ejecutados en plena Zona Hotelera y ante cientos de turistas, encendieron las alarmas de las asociaciones empresariales. Hubo un cónclave que confirma el desborde de la inseguridad.

Por Jaguar Negro 

Después de sortear la crisis del llamado “cártel del despojo”: varios servidores de la administración de Diego Castañón están implicados en la causa que investiga la Fiscalía General del Estado por hacerse de tierras de un ejidatario, ahora el mayor conflicto que enfrenta la gestión es la desbordada inseguridad que tuvo su pico días atrás, cuando un grupo armado ingresó al local Taboo, donde fueron ejecutadas dos personas ante la mirada atónita de cientos de turistas, en plena Zona Hotelera.

Las luces rojas se encendieron para todos los grupos empresariales: desde la Cámara Nacional de la Industria de Restaurantes y Alimentos Condimentados (Canirac), la Mesa Ciudadana de Seguridad y Justicia de Quintana Roo, A. C., el Consejo Hotelero y la Asociación de Hoteles, quienes primero firmaron un duro posicionamiento, “Nos vemos en la necesidad de expresar nuestra más profunda preocupación y rechazo ante los incidentes delictivos ocurridos el día 15 de marzo del año en curso, derivado de la operación del establecimiento denominado Taboo, perteneciente a Grupo “Rosa Negra”, con la trágica pérdida de vidas, lo que indudablemente nos conduce a hacer un llamado de atención urgente para reevaluar y, en su caso, fortalecer las medidas de supervisión y control de las normas que rigen el funcionamiento de los establecimientos ubicados en nuestra localidad” (ver nota aparte).

Tierra de nadie

Entrelíneas, lo que reclaman puntualmente las organizaciones es la falta de total de control en los horarios de trabajo, el nulo límite de decibeles y la reapertura de locales que incumplen con las normativas. Todo un cóctel que ha sido caldo de cultivo para elevar los niveles de inseguridad. Es decir, Tulum es tierra de nadie.

Ayer, el enérgico llamado tuvo eco: hubo una reunión al más alto nivel en materia de seguridad. Allí estuvieron la Secretaria de Gobierno, Cristina Torres Gómez; el Fiscal General del Estado, Raciel López Salazar; el Secretario de Seguridad Ciudadana, Julio César Gómez Torres; José de la Peña, Coordinador del Gabinete de Seguridad; así como el Presidente Municipal de Tulum, Diego Castañón y el Secretario de Seguridad Municipal, Pedro Jaramillo. El detalle es que el alcalde No figura en la foto.

¿Es un verdadero lastre para el gobierno?

Ocupado en su campaña de reelección, Castañón ha sido noticia días atrás por plagiar un video de redes sociales para posicionarse en su búsqueda de reelección, mientras la inseguridad escala a niveles de alarma. Uno de sus asesores está prófugo y otros se dedican a desarrollar campañas negras para repetir en el (des) gobierno.

¿Confiarán nuevamente los tulumnenses en darle las riendas del gobierno a quien pasa gran parte de la semana en Monterrey? La ciudadanía decidirá.

Te puede interesar: Respaldan taxistas de Quintana Roo candidatura de Yamili Góngora al D3

Síguenos en Google News Únete a nuestro grupo de WhatsApp