El Ayuntamiento de Bacalar ha solicitado tanto a la Secretaría de Marina como a la capitanía de puerto se tomen acciones para regular la navegación marítima que actualmente se registra en la laguna de de los 7 colores, pero no han obtenido ninguna respuesta y es lo que ha provocado que en plena temporada vacacional la capacidad esté totalmente rebasada.

El objetivo de evitar nuevos percances como hundimientos de embarcaciones turísticas, las autoridades municipales han tenido que intensificar la vigilancia y exhortar a los prestadores de servicios náuticos a que acaten las medidas de seguridad establecidas, afirmó el director de Protección Civil y Bomberos, capitán Marcelino Jiménez.

“El llamado siempre ha sido a que seamos precavidos de no saturar la laguna, porque a la larga puede llegar a que colapse; trabajamos coordinadamente con seguridad pública y capitanía de puerto para realizar operativos en la laguna, hace 15 días hicimos uno y en cada establecimiento prestador de servicio le entregamos un oficio con las medidas de seguridad que deben aplicar todo tipo de embarcaciones”, comentó el capitán Jiménez.

En estos momentos se contabilizan cerca de 420 embarcaciones, incluidas las que operan de manera irregular y sin permisos producto de una falta de regulación apropiada, este padrón, esto lo maneja exclusivamente la capitanía de puerto.

El funcionario reconoció que hay oposición de los operadores náuticos a apegarse a los lineamientos que se les exigen para ofrecer sus servicios, por lo que aseveró: “Hay resistencia por parte de los prestadores con tal de obtener una ganancia económica y no miden los riesgos, hemos sido insistentes en que todos los turistas porten su chaleco salvavidas, que (las embarcaciones) lleven su equipo de radio comunicación, botiquín de primeros auxilios, pero no se cumple y tampoco se han aplicado sanciones”.

Síguenos en Google News Únete a nuestro grupo de WhatsApp