La gestión de Flavio Carlos Rosado en la Secretaría de Salud se ha convertido en área fundamental en la administración de la gobernadora, con más de 9 mil gestiones directas, que dejará dos hospitales nuevos; llega a todo el Estado con las caravanas de salud y concretará la transición al IMSS-Bienestar.

Por Luciano Núñez

Lejos de los escándalos y muy cerca de las gestiones esenciales en materia de salud, Flavio Carlos Rosado se ha convertido en uno de los pilares fundamentales de la administración de Mara Lezama. Veamos por qué.

Haber sido delegado del IMSS le dio al servidor público —con más de 20 años en la administración— tablas suficientes para tomar retos de mayor contacto con la ciudadanía: fue titular del DIF de Cancún, donde dejó honda huella, sobre todo con el mejoramiento de las estancias temporales para la protección de la niñez y la tercera edad.

Con «pico y pala» en mano se puso la camiseta “marista” y rápidamente se ganó un espacio inamovible para ser la mano fuerte y gestora en materia de salud, incluso al más alto nivel federal cuando se requiere.

No en azaroso que apenas asumió la gubernatura, sin pensarlo Mara lo haya incluido en su gabinete, donde ha alejado al área de los escándalos que la caracterizaron en el sexenio pasado (con contrataciones de dudosa facturación) y muy cerca de convertirla en una de las carteras modelo en el país, en lo que respecta a la transición de un sistema de salud “universal”, con el llamado nuevo IMSS-Bienestar.

Fan de gestiones directas

Flavio es fan de las gestiones directas y nos revelan que lleva más de 9 mil en lo que va de su administración. Ahí están por otro lado las caravanas móviles “Salud para Todos” y el Comando Interinstitucional en Salud, el segundo en el país; además de una inversión de 17 millones de pesos para hospital de la Zona Maya, una de las más olvidadas por varias administraciones.

En el primer diagnóstico que llegó a manos del gobierno actual y que dio a conocer sin cortapisas la mandataria en su toma de protesta, era que en salud el 25 por ciento de la población carecía de servicios médicos y había un desabasto del 50 por ciento de medicinas en la población, una situación que ha cambiado rotundamente.

Tienen que ver las condiciones macro-políticas, pero también, el que no haya caso que no pase por las manos del secretario de salud y que tenga atención inmediata.
Nos revelan que lo ven entrar a la oficina desde muy temprano y suele salir hasta muy entrada la noche.

Sin dudas, salud se ha convertido en el corazón que late más firme en la administración que dejará dos nuevos hospitales: en Felipe Carrillo Puerto y otro en Othón P. Blanco, además de un nuevo panorama que cumple con fidelidad la encomienda de achicar las brechas de desigualdad.

Te puede interesar: Entregan autoridades 45 botones de emergencia a candidatos en Quintana Roo

Síguenos en Google News Únete a nuestro grupo de WhatsApp

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí