Inicio Columnas Naderías Totales| Nueve veces Courtois y el epílogo de las campañas

    Naderías Totales| Nueve veces Courtois y el epílogo de las campañas

    El cambio de gobierno estatal, a finales de septiembre, traería consigo la renovación del Fiscal y Secretario de Seguridad Pública.

    Un breve pantallazo de cómo terminan campaña las y los candidatos a la gubernatura.

    Luciano Núñez

     

    Por Luciano Núñez

     

    Nueve veces intentó el Liverpool vulnerar la meta de Thibaut Courtois, portero del Real Madrid, y nueve veces se ha quedado con el balón en las manos, y así, el campeonato de la Champions. Ha sido poco más que un héroe el defensor belga en la final del pasado fin de semana, que le allanó las puertas del edén al equipo madrileño para obtener su catorceava “orejona”, como se le llama a esta copa de campeones.

    Dos de las inverosímiles atajadas fueron a contrapié del arquero que se volteó con alma y vida para defender dos tiros de Mohamed Salah, que también lo dio todo por los “rojos” de la ciudad natal de los Beatles. En conferencia de prensa el director técnico, Carlo Ancelotti, dijo que él le prometió a Thibaut: “te llevo a la final y después la final la ganas tú”.

    Metáfora de la vida

    Thibaut Courtois, sobrenatural, regala la 'decimocuarta' (0-1)

    El terreno de juego y los partidos suelen ser una metáfora de cómo somos y actuamos ante la vida. Más allá de la gran calidad como jugador, está ese dejarlo todo en la cancha. Cada fuerza y cada sudor puestos allí, en el momento justo. De eso quizás está hecha la gloria. Viendo la entrega del goleador del Liverpool y la destreza del guardameta, imagino lo que anhelamos del nuevo gobierno que comenzará a tomar forma este 5 de junio.

    En el camino, transexenales

    Imagen

    Quintana Roo necesita en seguridad pública un defensor que lo ponga todo “a lo Courtois”, un fiscal que no le tiemble la mano a la hora de despejar el balón y ofrecer las garantías para que, el próximo gobierno, no naufrague en goleadas de primer minuto. En ese sentido, hay una fuerte versión que dice que, tanto el fiscal general, Óscar Montes de Oca y el secretario de seguridad pública, Lucio Hernández Gutiérrez, no formarán parte del nuevo equipo del gobierno. Vale, luego entonces, preguntarse si tienen sentido esas designaciones del Congreso del Estado que, en la praxis política, no han tenido ningún sentido.

    Javicho Zetina, con el pulgar arriba, escoltado por el ex gobernador, Félix González Canto, Candy Ayuso y Pedro Joaquín Delbouis, hoy todos en campaña en Cozumel.

    Veamos. Cuando Roberto Borge y el Congreso del Estado —que legisló oscuro en un hotel— dejaron de herencia “blindada” a Javier “Javicho” Zetina González y a Carlos Arturo Álvarez Escalera en los puestos transexenales de la auditoría y la fiscalía, lo primero que hizo el nuevo “gobierno del cambio” de Carlos Joaquín fue pedirles —no sabría en realidad si amablemente, creo que no— que dejaran sus cargos y se fueran a ver el partido desde otro lado. En cualquier lógica, ningún gobernador/a quiere esos puestos clave sean ocupados por grupos e intereses que le son completamente ajenos. Desde el vamos, esa modificación a la ley viene quedando obsoleta, como la de la infame Junta de Coordinación Política, Jucopo.

    Quintana Roo atraviesa una situación compleja en seguridad pública, con delitos de alto impacto que requerirá de todo y de todos para revertirla, para defender como Courtois, es decir, con alma y vida el estado de bienestar de la ciudadanía, el mayor campeonato al que pueda convocarse a un servidor público. Ahí veremos el amor por la camiseta.

    Otro frente que deberá acompañar al gobierno es la Comisión Estatal de los Derechos Humanos, un espacio vital que debe ser autónomo y que, ante todo, atienda a las personas defensoras de derechos humanos y periodistas, que son el hilo más delgado de esta todavía joven democracia. Allá, bien lejos de los compadrazgos y más lejos de quienes hacen de la política una forma de recibir y otorgar privilegios. La ley lo dice claramente: un organismo lo más autónomo posible.

    No es poco el campeonato que viene: es la forma en la que vamos a vivir todos los próximos cinco años. Queremos ahí en la portería de seguridad pública a un Courtois que nueve veces le ha dicho: «por aquí no pasan, este balón es mío»; en Derechos Humanos queremos un Courtois que le diga, “será para la próxima Salah”.

    Sería ideal un gabinete cuya base sea un guardametas que se toma muy a pecho su trabajo de defender, y con ello, la gloria y los laureles.

    Adenda: epílogo de campañas

    El secretario de gobierno federal, Adán Augusto vino a dar espaldarazo a la candidata de Morena, Mara Lezama. Un evento cargado de señales.

    Las campañas llegan a su fin mañana. El ex senador de Morena, José Luis Pech, recibió hacia el final el “apoyo” de un aspirante a político que ni siquiera pasó la prueba de la blancura de Movimiento Ciudadano ni mucho menos el filtro social: Roberto Palazuelos. Pech apeló a la monotemática del ataque y a caricaturas con el objetivo que no parecía centrado en querer llegar, sino que No llegue una candidata que fue, hasta hace pocas semanas, compañera de equipo en el guinda que lo hizo senador.

    Laura Fernández se topó con su propio pasado (reciente) y la pesada herencia que dejó a su paso en Puerto Morelos, como si un huracán familiar lo hubiera devastado. Xóchitl Gálvez le hizo segunda en Solidaridad, pero da la sensación que No le encontró el punto de crecimiento a la campaña, con la impostura de ser candidata de dos partidos que la tuvieron siempre en la barricada del frente. En el PAN hubo rechazo a su candidatura y, a último momento, está apelando al viejo priísmo con los intentos de compra de su raquítica estructura.

    Mara Lezama es la candidata líder y a vencer. No pocos se preguntan cómo ha sostenido, pese a todo y contra todos, a su operadora más incómoda: María Eugenia Córdoba Soler, quien tras dejar un grueso nudo de conflictos internos en Cancún, ahora los trasladó al Sur, donde ha repetido el modelo de “poner el pie” y “bloquear”, aún cuando ello genere negativos a su jefa. Aún así, la buena operación de Paco Carrillo en Cancún puede mantener en pie a las y los candidatos a diputados de la Zona Norte. Dependerá de severos ajustes en cómo llega al 5 de junio.

    Leslie Hendricks tiene la misión imposible de alcanzar, al menos, un 8 por ciento, que parece lejano con los escándalos verborragicos de Alejandro “Alito” Moreno y el oscuro pasado de su padre, el ex gobernador Joaquín, dueño hoy de grandes latifundios y una concesión de por vida en Mahahual a través de prestanombres. Un gasto obsceno en campaña para un partido que aborrece la austeridad y ha dejado un rechazo que todavía está muy fresco.

    Todavía no se entiende bien a bien la cruzada bíblica de Nivardo Mena, del MAS, quien pasó de la derecha a la izquierda y regresó a la derecha. Timonazos desesperados para una carrera sin luces y muchas sombras.

    El 5 de Junio será sin dudas la fecha de una nueva era para Quintana Roo, que quedará marcada por una supremacía Morena o el atisbo de oposición que, dependerá, eso sí, de los resultados que alcancen: para seguir construyendo o ser deglutidos a la marea guinda.

    Ya casi llegó el tiempo de reflexionar, de pensar y repensar a quién le daremos el único balón para jugar por los próximos cinco años, en un campeonato que significa nada más y nada menos que nuestro propio derrotero. Como le dijo Ancelotti a Courtois: “te llevo a la final y después la final la ganas tú”.

    *****

    * Es técnico en Periodismo y licenciado en Comunicación Social por la Universidad Nacional de Catamarca, Argentina. Postgrado de Opinión Pública por FLACSO y diplomado de géneros periodísticos en La Salle, Cancún.

    Trabajó en medios de comunicación de Argentina y México y publicó los libros Voces que Vuelven y Tan Lejos y Otra Vez en Casa.

    Fue director de Comunicación Social en Benito Juárez, Cancún y Solidaridad, Playa del Carmen.  

    Actualmente es director general de Grupo Pirámide y Vértice.

    Nadería anterior: Naderías Totales | J.K. Rowling, AMLO, Chéjov y las señales presidenciales