Por Luciano Núñez

Diciembre es un mes que marca el cierre de año, el balance, y así también, da pie a lo que vendrá. Para Quintana Roo fue un año de obras de gran calado, como la reciente inauguración del Aeropuerto Internacional de Tulum, la conclusión de la avenida Luis Donaldo Colosio y el acceso al aeropuerto, además del gran avance del Puente sobre la laguna Nichupté y el Tren Maya, que ya vendió todos sus boletos para su primer recorrido, programado para el 16.

No es tampoco menor, el que la franquicia de fútbol, recientemente creada, Cancún FC, se coronara con el título Expansión frente al Atlante FC, que supo estar años en Quintana Roo.

Todo ello suma en el ánimo colectivo y, este triunfo, abre la posibilidad de colocarse en la lista de espera para ascender a la primera división.

Mientras todo eso sucede, la oposición que conforman en PRI-PAN-PRD navega a la deriva, tanto discursiva como inventando candidaturas que, en algunos casos, terminan siendo ficción o fallidos cambios de camiseta que no convencen.

Movimiento Ciudadano ha dejado ver su rol demasiado cercano a la 4T, con el fallido intento de hacer de Samuel García su candidato, y va directo a cumplir su función de fraccionar el voto que migrará de la derecha.

Presupuesto histórico

Todo este ánimo colectivo decía – y es una opinión personal y sé que a muchos disentirán- tiene que ver con la aprobación del presidente Andrés Manuel López Obrador, y en lo que respecta a Quintana Roo, con la capacidad de gestión de la gobernadora, Mara Lezama, parte de este mismo tejido político que ha sabido aprovechar esa cercanía para generar mejores condiciones para el estado, como lo es por ejemplo un presupuesto histórico, de más de 47 mil millones de pesos, con un incremento de más de 5 mil millones con respecto al año 2023. Es como si en su trabajo le autorizaran un incremento salarial del 10 por ciento.

¿Y por qué AMLO termina su gestión con más de un 60 por ciento de aprobación?

La explicación tendrá muchas aristas, sin embargo, dos son fundamentales: la estabilidad económica de México, con un peso fuerte, pronóstico de crecimiento con el desarrollo energético y una obra pública, que no cesa; además de un discurso que gira en un mismo eje: “primero los pobres”, frente a una oposición que no encuentra por dónde romper la sólida estructura de Morena, para que vuelva a ganar la presidencia con Claudia Sheinbaum.

Un discurso que no aparece

Difícilmente la oposición encuentre un discurso si lo busca en sus líderes: Alejandro “Alito” Moreno, que ha sido exhibido en todos los frentes: enriquecimiento sospechoso, llamadas telefónicas que lo dejan poco más que mal parado y una larga lista de yerros que no hacen más que hundir al PRI en una zona irrecuperable.

Marko Cortés se ha limitado a mantener el barco “azul” simplemente a flote, con la pesada loza que es todavía arrastrar con la marca Felipe Calderón”, cuyo súper secretario de seguridad, Genaro García Luna, preso en Estados Unidos, acaba con toda posibilidad de discurso posible, o en Quintana Roo, sin ir más lejos, Reina Tamayo, no se pierde votación en la que no levante la mano para respaldar a Morena. No muestra signos políticos vitales.

Pese a los yerros de Jesús Zambrano en el PRD, quien sólo festeja algún tropiezo de AMLO, no ha generado ni mucho menos una narrativa que tenga cierto impacto, no así su referente local, Leobardo Rojas, que ha ingresado recursos jurídicos contra Morena, ha movido impugnaciones y mantiene el perfil más activo de los líderes partidarios locales.

En síntesis. La narrativa no presenta ningún viso de recuperación.

AMLO, por el contrario, ha mantenido discurso contra neoliberalismo y machacando obras en paralelo, como la refinería de Dos Bocas y el Istmo de Tehuantepec.

En Quintana Roo hizo una obra de gran calado que sólo puede compararse con la construcción de la carretera interestatal 307, iniciada por el presidente Gustavo Díaz Ordaz, que fue extendida en el sexenio de Luis Echeverría.

Según la última encuesta de CELAG (de agosto 2023), AMLO tiene una imagen positiva del 61,7 por ciento, la cual, se ha mantenido a lo largo de estos cinco años y lo ubica en el ranking de los presidentes mejor valorados del mundo.

La candidata a la presidencia de la alianza PRI-PAN-PRD será Xóchitl Gálvez, quien ha felicitado rápidamente al presidente electo de Argentina, Javier Milei, sin medir qué impacto podrá tener ello en su campaña. Lo probable es que, en seis meses, cuando se realicen las elecciones en México, MiIei todavía no encienda el motor de la recuperación, y AMLO ya tenga concluida gran parte de su obra trazada y en funcionamiento.

¿Acaso la oposición intentará ganar votos solamente criticando lo que hace Obrador o felicitando a dudosos mandatarios de la ultraderecha?

Sin dudas se necesita mucho más que ello para poder aspirar a ganarle el poder al presidente que ha logrado el mayor posicionamiento de los últimos 4 presidentes, es decir, casi un cuarto de siglo.

Cascada local

Bajo este escenario, resulta altamente improbable que la oposición pueda arrebatar espacios a los alcaldes y alcaldesas que buscan reelección, principalmente, en la capital: Othón P. Blanco, con Yensunni Martínez, donde las obras han vuelto a encender el ánimo; el Cozumel, con Juanita Alonso; Ana Paty, en Cancún; Blanca Merari, en Puerto Morelos y Felipe Carrillo Puerto.

Las dudas están cargadas sobre los alcaldes: Emir Bellos, Lázaro Cárdenas; Erick Borges, José María Morelos; Diego Castañón, Tulum; y José Alfredo Contreras Méndez en Bacalar. Sin embargo, las señales dicen que los dos últimos lograrían la candidatura, pese a un amplia oposición.

En cuento a las las elecciones federales, cuyos registros comenzarían esta semana, Morena arrasará para lograr las dos senadurías de mayoría, con Eugenio Segura y Anahí González: incluso, Pablo Bustamante podría ingresar por la lista nacional de senadores del Partido Verde, que lo ubicaría entre los nombres para el proceso de 2027; en tanto, en los cuatro 4 distritos federales, tres de los cuales corresponden a Morena, y uno que iría al Partido Verde, el pronóstico es de amplia ventaja para la 4T. El PT podría lograr acaso dos espacios en el Congreso de Quintana Roo.

Así, el año cierra con un panorama político muy claro, dominado en todo frente por la 4T, con una oposición a la que no le sale una, menos cuando sus líderes apelan a buscar en la misma bolsa de retazos algún milagro navideño.

*****

Luciano Núñez Es técnico en Periodismo y licenciado en Comunicación Social por la Universidad Nacional de Catamarca, Argentina. Postgrado de Opinión Pública por FLACSO y diplomado en géneros periodísticos en La Salle, Cancún, e Historia de Quintana Roo en la Universidad del Caribe y Sociedad Andrés Quintana Roo. 

Trabajó en medios de comunicación de Argentina y México y publicó los libros Voces que Vuelven, Tan Lejos y Otra Vez en Casa y la novela Magnificens Cancún, editada por Miguel Ángel Porrúa

Fue director de Comunicación Social en Benito Juárez, Cancún y Solidaridad, Playa del Carmen.  

Actualmente es director general de Grupo Pirámide y Vértice.

Te puede interesar Naderías Totales | PT y su “eterno retorno”: ¿Confrontarán a la gobernadora para volver a ser oposición en Quintana Roo?

Síguenos en Google News Únete a nuestro grupo de WhatsApp