El MAS, Más Apoyo Social y el PRD, Partido de la Revolución Democrática, se quedaron fuera de los bloques del oficialismo de la 4T y Frente Amplio, por lo que deberán probar en el próximo proceso si tiene razón de ser su existencia como partidos en Quintana Roo.

Por Luciano Núñez 

En “El origen de las especies” Charles Darwin expone sus teorías de la evolución y selección natural.

Para ello, el expedicionario viajó por el mundo (Sudamérica, Australia y la punta sur de África) entre 1831 y 1836.

Tras el periplo concluyó que las especies evolucionan y que la descendencia varía en sus rasgos heredables.

Hay que recordar que para ese entonces no existía todavía la genética y que la observación aguda fue lo llevó a razonar que, cualquier generación, tendrá rasgos ligeramente distintos entre sí: color, tamaño y forma.

Ello depende del ambiente y, lógicamente, de los recursos naturales. Así, si las águilas cazan más ratones marrón claro, porque son más fáciles de detectar en vuelo, la generación que trascenderá será la de ratones marrón oscuro.

¿Para qué recuerdo un poco esta teoría? porque es altamente probable que en el próximo proceso electoral, del 2 de junio, desaparezcan dos partidos en el ámbito local: MAS (Más Apoyo Social) y PRD (Partido de la Revolución Democrática).

La razón: no han sabido adaptarse, no han crecido ni son necesarios para los bloques de partidos dominantes; en pocas palabras: ambos son plenamente prescindibles, de acuerdo a las alianzas registradas.

Hoy por hoy, ambos partidos obtuvieron recursos (prerrogativas) del pasado proceso electoral en el que fueron como aliados: MAS jugó con el bloque de la 4T, y el Sol Azteca con el PAN-PRI, que esta vez lo dejó fuera por sus escuálidos aportes.

MAS y PRD

De acuerdo con las prerrogativas de los partidos políticos, que forma parte del Presupuesto de Egresos 2024 de Quintana Ro, en conjunto, todos los partidos se llevan para su funcionamiento: estructuras y operatividad, poco más de 92 millones de pesos, de ellos, 8.5 van a parar al MAS y 1.6 al PRD.

Desde que el PRD se sumó al Pacto por México, en el gobierno de Enrique Peña Nieto, se alejó de la izquierda para convertirse en un partido de centro derecha, liderado por los Chuchos: Zambrano y Ortega.

En Quintana Roo el partido llegó a gobernar Benito Juárez y luego se fue desmembrado ante el éxodo a Morena.

Hoy, vive su peor crisis y sólo un “gol de media cancha” lo salvaría de la hecatombe.

En tanto, el MAS creció a la luz de la ex líder de la educación, Cecilia Loría, y liderado por José Antonio Monroy.

El partido logró una asombrosa elección en la gubernatura pasada, con la candidatura de Nivardo Mena, que alcanzó nada menos que 7.1 por ciento de los votos, el doble de los que sacó el PRI, con Leslie Hendriks.

Sin embargo, el MAS se quedó fuera del poderoso frente de la 4T (dicen que la negociación fue pésima) y navega a la deriva. Tuvo que apelar de último momento a candidaturas de emergencia.

El PRD tampoco pudo negociar candidaturas con el PRI y PAN. Querían encabezar o Tulum u Othón P. Blanco, y se fueron con las manos vacías.

Ahora ha apelado a la imagen de Daniela Vara (hija del hotelero Abelardo Vara) para salvar la contienda en Cancún, y así, piensan en construir al menos un espacio para tener futuro, de ahí en más, las oportunidades se ven muy lejanas para el Sol Azteca.

Sin embargo, si el partido a nivel nacional logra al menos el 3 por ciento, podría seguir con registro en Quintana ROo, aunque no lo alcance en el ámbito local.

El MAS, en tanto, está obligado a alcanzar al menos el 3 por ciento de los votos en alguno de los distritos de elección de diputados para sobrevivir.

Los distritos en Quintana Roo son 15 y promedian entre 115 y 130 mil electores, es decir, necesitan entre 34 mil 500 y 39 mil votos en alguno de los distritos. Una cifra nada fácil para dos partidos que, fuera de elección, no han diseñado discursos, no han formado estructuras ni han hecho algo extraordinario para que la “selección natural política” no se los lleve a la extinción.

¿Necesita el electorado quintanarroense estas opciones de partidos? El camino elegido por el PRD ha sido el de fijar duras posturas contra el presidente, AMLO, que goza de niveles de aceptación de 70 por ciento, una estrategia que no ha tenido frutos ni impacto social, ni siquiera para el PAN-PRI, bloque podría incluso quedar como cuarta fuerza, si es que Morena queda en primero, Partido Verde en segundo y Movimiento Ciudadano en tercero.

Antecedente fallido

El antecedente de un partido local fue Confianza por Quintana Roo, que intentó surgir durante el gobierno de Carlos Joaquín, pero las elecciones los aterrizaron a la realidad: sin brújula ideológica ni social sólo intentó girar en torno a una figura, la del joaquinismo, que apenas terminó el mandato, delegó al Partido Verde sus principales figuras políticas.

Mientras la selección natural política arrastra a su corriente concéntrica a los partidos que no evolucionaron, que no dieron el salto cuántico hacia la consolidación, cuestan al presupuesto de Quintana Roo 10 millones de pesos.

Pronto se sabrá si ambos tienen razón de existir para la dinámica política de Quintana Roo o no. La evolución es así de despiadada, pero así funciona para mejorar la especies: desaparecen las menos aptas.

Te puede interesar: Naderías Totales | Los focos “naranjas”, “rojos” y “verdes” para Morena: ¿Cómo quedaría el mapa electoral de Quintana Roo para 2027? 

Síguenos en Google News Únete a nuestro grupo de WhatsApp