Inicio Sin categoría Problemas en el paraíso: Holbox

Problemas en el paraíso: Holbox

Compartir
Una isla al natural.

De casi 900 cuartos que había hace seis años en operación en Holbox, en los últimos tres años comenzó a registrarse un crecimiento explosivo al aumentar la oferta a casi tres mil habitaciones, entre cuartos hoteleros y cuartos comercializados por medio de la plataforma Airbnb.

Limber Zapata Bacelis, pionero en el sector hotelero, recuerda que su familia comenzó con dos cuartos, luego ya oficialmente empezó a brindar hospedaje con ocho habitaciones en el hotel Los Arcos.

Poco a poco otros empezaron a ofrecer también servicio de hospedaje y a partir de 2015, precisa el hotelero comenzaron a crear más cuartos sin que el personal de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales o la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente detuvieran la creación de éstos, la mayoría sin contar con permisos ambientales federales, lo que dio pie a un crecimiento desenfrenado.

En esos casos, dijo los inversionistas prefirieron pedir perdón que pedir permiso, porque les resultaba más fácil pagar la multa y seguir construyendo que haber iniciado el trámite para construir centros de hospedaje.

Este crecimiento hotelero se generó por la demanda creada a partir de intensas campañas de promoción para que los turistas visitaran la ínsula, que es comercializada bajo el concepto de turismo natural.

Anteriormente, los visitantes llegaban procedentes de Cancún o la Riviera Maya para pasar unos días y conocer los atractivos de Holbox como son el tiburón ballena, las ínsulas cercanas y la bioluminiscencia.

Pero ahora, la mayoría de los turistas llegan a Cancún y de ahí se trasladan a Holbox para pasar sus vacaciones en esa isla al ofrecer un sitio natural a los turistas de origen extranjero como nacional.

La composición de turistas de diciembre a febrero es un 80% extranjero y 20% nacional, mientras que en las temporadas altas, se vuelve un 50/50%.

Al existir inconformidad de algunos inversionistas con el Plan de Manejo de la Reserva de Yum Balam publicado el año pasado, aún no hay reglas claras sobre cómo va a ser el desarrollo turístico para los próximos años y dijo que éstas se requieren con urgencia.

Otro de los problemas frecuentes que registra el sector turístico es la alta rotación de personal, explicó que por la alta demanda de servicio hay necesidad de contratar meseros y recepcionistas, entre otros oficios y los empleados a veces pasan menos de una semana en lugar y por una diferencia de 500 pesos o más, se van a otro empleo.

A esto se suma que carecen de tierra para construir vivienda para alojar a las familias que llegan en busca de un lugar para trabajar; algunas opciones que han contemplado, indicó que es que la vivienda se construya en Chiquilá y crucen hacia Holbox para trabajar, como antes se hacía entre Cancún e Isla Mujeres.

Esto sin contar que la demanda para tratar las aguas negras y abastecer de agua potable a la isla son otro dolor de cabeza, porque aunque se resolvió el problema de manera temporal, se requiere incrementar la oferta de servicio a futuro y mientras se construye ésta, cuando éste lista ya será rebasada por la demanda actual. E igual debe atenderse la acumulación de basura.