Inicio Columnas Opinión | Naderías Totales | La división necesaria que creó la 4T,...

Opinión | Naderías Totales | La división necesaria que creó la 4T, ¿vaso medio vacío o medio lleno?

Compartir

 

 

Por Luciano Núñez

 

Hoy se cumplen dos años de la llegada de Andrés Manuel López Obrador a la presidencia. Llegó integrando a todos y, poco a poco, fue marcando las distancias y diferencias. Metió a priístas de dudosa procedencia, a panista que no tardaron en dejarlo y a un puñado de intelectuales que todavía son la red que lo mantiene con contención moral: por ejemplo, la Secretaria de Gobierno Olga Sánchez Cordero.

Empezando por analizar cómo está el balance, se podría decir que más de la mitad del país ve el vaso medio lleno en su gestión, y la otra, medio vacío, que es la minoritaria. Y si algo no puede reclamarse al actual primer mandatario, es que haya defraudado a sus banderas y las promesas que dejó pueblo por pueblo en más de 20 años peregrinos y dos nominaciones anteriores.

El costo para lograrlo ha sido enfrentar a un grupo que ha detentado privilegios por años, negocios oscuros, facturas infladas, empresas fantasmas y un mirar para otro lado cuando el corrupto era amigo o socio.

 

Cómo ves el vaso? ¿Medio lleno o medio vacío?

Con qué cristal se mira

Vemos el cristal con que se mira: Los que ven el vaso medio lleno: adultos mayores, estudiantes, personas con discapacidad, pobres e indigentes.

Los que ven el vaso medio vacío: un sector empresarial, BOAs, intelectuales beneficiados con suntuosos contratos en sexenios pasados y medios de comunicación tradicionales (dígase también columnistas).

En ese camino de mantener las banderas: combatir la corrupción, generar austeridad y no contraer más deuda externa, AMLO se ha granjeado enemigos que han mostrado el rostro al descubierto. El ahorro en medios de comunicación ha sido del 70 por ciento, según dijo en su conferencia Mañanera. Luego entonces, se entiende que esos medios han encabezado una política editorial en la que un día le pegan y el otro también. Columnistas que llegaron al absurdo de matar personas (virtualmente) y mostrar información tergiversada con tal de dañar. En ese camino pierden doblemente: credibilidad y la batalla de fondo, que es la electoral.

También es cierto que la economía no ha mejorado, menos ahora con el escudo de la pandemia que parece explicarlo todo en ese rubro; y la violencia de los grupos organizados que, cada vez se animan a hechos más crueles y graves, como el atentado al Secretario de Seguridad Pública de la Ciudad de México.

Las acciones de Santiago Nieto, al frente de la Unidad de Inteligencia Financiera, le han dado a la gestión presidencial un hándicap positivo en lo que respecta a la lucha contra la corrupción.

 

AMLO pedirá a Santiago Nieto no vulnerar la presunción de ...

 

Mayoritariamente los mexicanos –hartos de la corrupción que campeaba en todos los ámbitos, en algunos todavía- votaron por una modelo de gobierno como nunca antes había tenido México en los últimos 30 años, con beneficios para los sectores que están en ese lado del país que nadie veía a fondo, como ocurrió en Chile que, aunque tenía elevado crecimiento y estándares de niveles de vida, sólo eran números de un espejismo para un grupúsculo que vacaciona en Europa todos los años. En ese sentido, los intelectuales europeos confirmaron que la medición del PIB está dejando a un vasto sector fuera. Como la computadora de un vehículo que dice que todo está bien pero el carro no arranca.

No era cuestión de dos años la transformación. En eso no hay engaño. Tardará el país en recuperarse de años de hondos saqueos, de grados de corrupción que calaron en la economía y en los valores de un pueblo trabajador y dueño de una alta cultura.

Sí se ha equivocado AMLO en las formas. Podía haber cohesionado el país con un discurso menos belicoso, con menos ataques, sectorizando a los enemigos; sin embargo, es un político que ha crecido así: bajo ese yugo de los golpes y los ataques políticos desde que era Jefe de Gobierno en la Ciudad de México; y sería un sinsentido pedirle que fuera de otra forma. No lo será.

El año que viene habrá refrendo para su mandato, como él mismo lo estableció en un exceso de confianza y un valor democrático que bordea la locura política. Tiene el cálculo hecho según las matemáticas: entregó el poder de su permanencia al sector que más ha beneficiado y que en estos momentos ve el vaso medio lleno.

 

******

* Es técnico en Periodismo y licenciado en Comunicación Social por la Universidad Nacional de Catamarca, Argentina. Postgrado de Opinión Pública por FLACSO y diplomado de géneros periodísticos en La Salle, Cancún.

Trabajó en medios de comunicación de Argentina y México y publicó los libros Voces que Vuelven y Tan Lejos y Otra Vez en Casa.

Fue director de Comunicación Social en Benito Juárez, Cancún.

Actualmente director general de Grupo Pirámide.

 

Columna anterior: 

 

Naderías Totales | Fin del “factor Arcila” para el gobierno de Carlos Joaquín