Inicio Columnas Opinión | Aún estamos a tiempo / Hugo Alday Nieto

Opinión | Aún estamos a tiempo / Hugo Alday Nieto

Compartir

 

 

Por Hugo Alday Nieto

Nunca es tarde para bucear en el océano de las letras más ricas de los últimos tiempos en los géneros de novela de fantasía con un toque de terror en algunos casos y con un mucho de magia y de amor hacia los libros. Nunca es tarde hacer un homenaje a las luces mas brillantes que se apagan de pronto dejando huecos oscuros en la historia de la humanidad por la falta de su presencia y la ausencia de las letras y las historias que no alcanzaron a eclosionar.

En mi experiencia personal, todo comenzó con LA SOMBRA DEL VIENTO, en donde conocí a la familia Sémpere, el grandilocuente Fermín, Juliancito Carax y al temible Flumajero. Y fue precisamente en esa novela donde comenzó la historia del “Cementerio de los libros olvidados” que culminó con una tetralogía, que a la postre se convirtió en un éxito mundial.

A esta novela siguieron EL LABERINTO DE LOS ESPÍRITUS, EL PRISIONERO DEL CIELO, y EL JUEGO DEL ANGEL, en donde tuve mi primer encuentro con Andreas Corelli, quien operaba desde la misteriosa Éditions de la Lumière, en París, jugando un macabro papel en la historia.

Esta tetralogía me llevó al origen de la carrera literaria del autor, en donde tuve la fortuna de leer la trilogía de la niebla, sus novelas de juventud que se componen de “EL PALACIO DE LA MEDIANOCHE”, “EL PRINCIPE DE LA NIEBLA” y “LAS LUCES DE SEPTIEMBRE”, en las que uno de los personajes más espeluznantes es el espíritu del Príncipe de la Niebla, que utilizando diversos trucos, renace de las profundidades del mar para cumplir su pacto matando al Jacob Fleishman.

Pero sin duda, uno de mis libros favoritos es hasta el día de hoy, “MARINA”. Una novela en la que se teje una historia de amor de Oscar y Marina, rodeada de un oscuro aliento de maldad que acompañan al padre viudo de Marina en toda la historia.
Perdimos a un gran escritor. Perdimos a un gran novelista. Perdimos a Carlos Ruiz Zafón.

Pero sus letras siguen aquí. Sus historias escalofriantes y atrapadoras se quedan para representarlo. Y nosotros, aun estamos a tiempo para leerlo.

 

*****

*Abogado, maestro en Derecho empresarial por la U. Del Mayab. Maestro en Propiedad Intelectual e Industrial y Derecho de la Competencia por la U. De Alicante, España. Experto en Arbitraje de Marcas y Nombres de Dominio por la OMPI, en Ginebra, Suiza.

 

Columna anterior…

 

Opinión | La evolución política de Quintana Roo | Hugo Alday Nieto