Inicio Columnas Naderías Totales | ¿Guerra o Paz?; CJ ¿al ataque o al acuerdo?

Naderías Totales | ¿Guerra o Paz?; CJ ¿al ataque o al acuerdo?

Compartir

Por Luciano Núñez

 

La novela Guerra y Paz, de León Tolstói (1828-1910), es una de las obras cumbres del escritor ruso, que primeramente se publicó en revistas, hasta que fue compilada como una novela. Su innovador retrato de la guerra, con ficción y realidad, lo hizo merecedor del elogio de la crítica y se ha convertido en un clásico. Su título se parece mucho a lo que sucede en el mundo: periodos de paz y guerra, guerra y paz.

Los que hicieron visible la pugna por Benito Juárez fueron los dirigentes del Partido Verde: quieren Benito Juárez, es decir, que el candidato sea de sus filas. En términos políticos, el Niño Verde es un operador económico de gran peso en el país, eso sí: siempre ligado al partido en el poder, que es el mejor lugar para hacer negocios, como el que acaba de hacer su familia con la eliminación de restricciones a las farmacias de tipo “similares”. Han estado aliados al PAN, del PRI, y ahora, con Morena. El color no importa como los ideales; la ecología, menos: lo que importan son los negocios.

Han salido esta semana a pedir la candidatura y no tiene nada de malo en ello, porque el mensaje es: “Quiero Cancún”. El problema es que la joya de la corona está en manos de Morena, que en realidad, tiene la vasta mayoría los votos y en ninguna encuesta el Verde tiene un candidato mejor posicionado que Mara Lezama. Sin embargo, en política todo se puede. Quizás en pedir Cancún acaben nuevamente en obtener Puerto Morelos, con un candidato impuesto desde México, como premio consolación. Eso sería un asunto menor: lo que importa a los ciudadanos es saber si habrá paz o habrá guerra entre el municipio más importante económicamente y Estado, una pugna que históricamente ha dejado malos saldos cuando el gobernador representó a colores diferentes al partido que gobierna Cancún.

Las disputas más grandes

Para no ir tan atrás, porque antes todo, como fue desde un principio en Cancún, todo era el PRI, me referiré a las confrontaciones más recientes:

La primera fue entre Juan Ignacio, “Chacho” García Zalvidea y Joaquín Hendriks (2002 y 2005), porque el primero intentó ser gobernador desde la alcaldía de Cancún y se topó con el rancio PRI.

La historia es breve y “Chacho” terminó preso un año. Salió pagando una fianza de 97 millones de pesos. Quien ganó la elección fue el también ex senador Félix González Canto.

Vino un tiempo de paz, con la llegada del priísta Francisco Alor Quezada, recientemente fallecido, y luego luego regresó  un período de Guerra, esta vez entre Greg Sánchez y Félix González Canto. Bajo la misma y cíclica situación, el alcalde en disputa volvió a terminar en la cárcel y salió ya cuando el proceso electoral 2010 había acabado, un año después. Casi la misma historia y cíclica historia.

Vino otro período en el que se mezclan la paz y la guerra, en el que Julián Ricalde intentó primero hacer la paz, luego buscó hacer frente a un gobierno autoritario de Roberto Borge, pero acabó cediendo el terreno al PRI; aunque en esta ocasión, fue el gobernador Borge el que terminó preso con la llegada de Carlos Joaquín a la gubernatura en 2016.

Preguntas sin final

Guerra y paz - León Tolstói - Libros

Ahora, la pregunta es sencilla: ¿habrá confrontación entre Benito Juárez y el gobierno estatal que competirá por otros colores?

El partido que ganó en Cancún es Morena, y en teoría, no habría razones para iniciar una confrontación a gran escala, porque además, fue el propio gobierno del estado el que eliminó toda oposición posible para la llegada de la mejor candidata.

Sin embargo, grupos económicos de factor común, es decir, quienes han encontrado una tierra fértil en esa alianza de facto para la gubernatura, podrían entorpecer la buena relación que se ha venido dando hasta ahora.

Los números están del lado de Morena y de Mara, pero históricamente existe una posibilidad de que pueda haber una disputa, en la que, como sabemos, siempre somos los ciudadanos los que pagamos los costos: basura en las calles, anarquía en la policía e ingobernabilidad.

Carlos Joaquín se ha mostrado cómodo en su relación con Morena y jugará, al parecer, la única ficha posible con la candidatura en Cancún de Jesús Pool Mo, diputado federal por Morena y ahora independiente.

El ex priísta intentará lo que, por ahora, es poco posible: ganar Cancún desde el PAN, donde incluso, muchos ya están pintados de neo-Morenos porque, saben, no tienen posibilidades en términos electorales reales; salvo en alianza con el PRD y en algunos municipios como Tulum, Solidaridad, Isla Mujeres y Lázaro Cárdenas.

En final de esta novela está abierto y en política nunca se sabe…si habrá paz o guerra.

******

* Es técnico en Periodismo y licenciado en Comunicación Social por la Universidad Nacional de Catamarca, Argentina. Postgrado de Opinión Pública por FLACSO y diplomado de géneros periodísticos en La Salle, Cancún.

Trabajó en medios de comunicación de Argentina y México y publicó los libros Voces que Vuelven y Tan Lejos y Otra Vez en Casa.

Fue director de Comunicación Social en Benito Juárez, Cancún.

Actualmente es director general de Grupo Pirámide.

Opinión | Naderías Totales | La división necesaria que creó la 4T, ¿vaso medio vacío o medio lleno?