Inicio Columnas Jaguar Negro | Una tarjeta roja para Chetumal; hospitales al borde del...

Jaguar Negro | Una tarjeta roja para Chetumal; hospitales al borde del colapso

Compartir

En el fútbol, decía el  Tío Dardo, existe una tarjeta roja que el jugador logra por acumulación de faltas.

Es cuando el árbitro levanta el índice y señala varios puntos del campo y le saca la roja al infractor reiterativo. Chetumal ha acumulado demasiadas faltas para tener el número de casos de COVID19 y merece estar en rojo: con una velocidad de crecimiento de 4.9, cerca mil positivos y más de 40 defunciones.

Con la instalación del semáforo estatal, la Federación dejó la libertad a los gobernadores de colocar el color por zonas, según corresponda su condición.

Así, con la infraestructura hospitalaria para que Cancún esté en naranja, el Estado avanzó semanas atrás en ese sentido, privilegiando la actividad turístico-económica, tan importante como la salud. Mantuvo durante unas semanas en rojo a Chetumal, cuando todavía no había llegado a su pico de contagios. Pero ahora la realidad es otra: El hospital General está al 100 por ciento de su capacidad y el Naval al 60, según el mismo mandatario ha informado anoche.

Cancún mantiene una ocupación hospitalaria que ronda el 35 por ciento, con una fuerte campaña que encabezó Mara Lezama en los momentos críticos.

Días atrás, Chiapas, Coahuila, Guanajuato, Tamaulipas y Veracruz volvieron a ser clasificados como estados con nivel máximo de riesgo de Covid-19 y regresaron al color rojo en el semáforo de riesgo presentado hoy por la Secretaría de Salud (Ssa).

La columna Naderías Totales citó hace tiempo a Sócrates, quien participó en muchas batallas y le preguntó a un soldado, ¿qué debía hacerse para ganar la batalla?, la respuesta fue que avanzar en las líneas, ir siempre hacia adelante. Siguió su investigación y un soldado de mayor rango le respondió que, muchas veces, se retrocede para poder ganar.

El gobernador tiene la decisión y las tarjetas en sus manos.