Inicio Columnas Jaguar Negro | Siempre los mismos (y con infiltrados): monopolizan asociaciones civiles...

Jaguar Negro | Siempre los mismos (y con infiltrados): monopolizan asociaciones civiles la participación ciudadana

Compartir
Foto: Josias Guimaraes

Un puñado de organizaciones civiles, algunas conformadas por una sola cara visible, concentra la mayoría de las iniciativas de participación ciudadana en Quintana Roo, cuya información suele ser usada como plataforma de candidatos y, hasta a veces, golpeteo político.

Todas afines entre sí, algunas de ellas vinculadas al PAN, suelen firmar comunicados conjuntos, donde es común ver siempre los mismos logotipos. Nombres como Ciudadanos por la Transparencia, Cancún Observa, Cultura Cívica, Transparencia por Quintana RooObservatorio Legislativo y Wikipolítica Quintana Roo, parecieran ser la misma asociación. En cuanto a información estadística y técnica es poco o nulo el trabajo que se conoce de ellas. Una de las pocas cuya labor es visible, a pesar de que agrupa a la mayoría, es Regidor 16, aunque sus alcances son limitados por la Ley: sólo tienen voz pero no voto.

Suenan entre ellas los mismos nombres: Cynthia Dehesa (Transparencia), Eduardo Galaviz (Monitoreo legislativo), Juan Ignacio Athié (redes Cancún) y José Luis Hernández (Cancún Observa), entre otros.

Adicionalmente, en el estado, siempre están acompañadas de gremios empresariales como el Consejo Coordinador Empresarial (CCE) y la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex); pocas veces se han visto vinculadas con sindicatos o movimientos sociales.

Infiltrados en gobierno

Aseguran fuentes de gobierno que algunos miembros de estas asociaciones han logrado infiltrarse en la estructura gubernamental: ocupan cargos relacionados con la transparencia y vinculación ciudadana —a nivel municipal y estatal— e incluso, han llegado a incidir en el Sistema Estatal Anticorrupción y las leyes que lo regulan.

En Quintana Roo estas organizaciones realizan poco o dudoso trabajo estadístico, de análisis, estudios o reportes; en algunos casos, sus objetivos no están claramente definidos —o al menos no son de fácil acceso— ni se sabe a ciencia cierta quiénes las integran. Se definen a sí mismas como «entidades ciudadanas».

Siempre será positiva la integración de la ciudadanía y la vigilancia del ejercicio del poder, sin embargo, sería importante que estas organizaciones fueran realmente ciudadanas, transparentes y promovieran la participación de todos los sectores, para salir de esa «burbuja» que se pinta a veces de colores partidistas, sobre todo en tiempos de campañas.

Dejar una respuesta