Inicio Columnas Jaguar Negro | Psicólogo es principal asesor de Beristaín; el ocaso de...

Jaguar Negro | Psicólogo es principal asesor de Beristaín; el ocaso de un triunvirato familiar

Compartir
Laura Beristain al lado de su psicólogo Carlos Núñez, a quien consulta de manera permanente sobre su gobierno, que a su vez, comparte en dos hermanos.

La historia es harto conocida: el cardenal-duque de Richelieu, Armand Jean du Plessis, ejerció una enorme influencia como primer ministro del rey de Francia, Luis XIII, en 1624. Fue tal su poder que permaneció en el cargo hasta su muerte en 1642 y logró, incluso, alianzas con protestantes.

Suele decirse en el argot político que un Richelieu es quien sopla al oído de un mandatario. En Solidaridad, donde gobierna un triunvirato de hermanos: Laura, Luz María y Juan Beristain, el Richelieu de quien ostenta el cargo de presidenta municipal en los papeles, es un psicólogo, Carlos Núñez; prácticamente la sombra de Laura. Como se observa en la foto, Núñez hasta realiza recorridos de supervisión junto a la mandataria municipal.

Ocaso con tinte familiar

Los hermanos Beristain: Laura, Luz María y Juan. Foto: La Nueva Revolución.

Fuentes consultadas al interior del municipio aseguran que el gobierno atraviesa su ocaso desde que los hermanos comenzaron a disputarse encarnizadamente las direcciones como si fueran parcelas de un botín. «Yo puse el dinero para que llegues», le lanzó uno de los Beristain a la alcaldesa sin medias tintas.

Así, Laura sólo se quedó con decisión en tres áreas: Secretaría General, Oficialía Mayor y Tesorería. Las demás direcciones se reparten entre los dos hermanos: Juan y Luz María. La ex senadora, por ejemplo, acaba de tomar control de Comunicación Social a través de enviados del ex gobernador Graco Ramírez. Aseguran que la “Güera” no duda en levantar el teléfono para dar instrucciones y repartir álgidas regañizas. Uno de los conflictos se produjo cuando las hermanas montaron sistemas recaudatorios paralelos (entre Ingresos y Fiscalización) que han generado descontrol y peleas de altos decibeles.

Poco a poco lo que era el círculo rojo de Laura quedó reducido a cenizas; Marciano Peñaloza y Alberto Gabanini, que fueron sus más cercanos generales, hoy son parte del pasado. La primera edil se ampara en la única figura que la contiene fielmente: su psicólogo de toda la vida. Sin embargo, las tres únicas áreas de injerencia directa quedaron bajo sus vaivenes anímicos: los cambios de personal se producen como si se tratara de una taquería recién abierta.

Oficialía Mayor: cuatro titulares en menos de un año

El ex oficial mayor, Ramón Escalente, se negó a firmar una aberración jurídica y económica de la empresa de la basura Pasa y no dudó en presentar la renuncia. El que le siguió, Guillermo Hernández Gil, apenas duró lo que la firma del documento y salió tan rápido como un disparo de Ronaldo. La nueva oficial mayor es una burócrata importada de Mérida, Livia Patricia Burgos, el cuarto cambio en el área en menos de un año.

Así, se han ido rotando en cuestión de meses tesoreros, oficiales y directores de fiscalización y hasta turismo. Un caso aparte es el de contraloría, que también tuvo enroques para quedar finalmente en manos de Tony Jiménez (h), quien se ha encargado de derrumbar el filtro de la presidente municipal.

Uno de los ex empleados lo señala de ser instigador de sacar del medio a los fieles acompañantes de la alcaldesa durante la campaña electoral; muchos cesados sin clemencia de la noche a la mañana (algunos sin pago de finiquito) y víctimas de las peleas internas de la familia. Entre ellos el abogado Gabanini, de origen argentino, quien estuvo desde los inicios de la carrera de la ex perredista y la acompañó en la legislatura.

Disputa con el gobernador

Sin equipo y con una injerencia de poder bastante reducida para la figura presidencial, Laura ha quedado entrampada entre el poder de sus hermanos y los intereses económicos. Se sabe que fue Luz María la que, con carta de senadora morenista de la primera hora, gestionó la candidatura de su hermana cuando era diputada del PRD. Juan, por su parte, acaba de perder como diputado de mayoría en ese distrito donde ellos mismos gobiernan.

Además de la rotación de personal –que ha hecho prácticamente una tortura el trabajo administrativo-, y la ríspida relación con el gobernador Carlos Joaquín, el único que ha conservado su puesto intacto es el psicólogo.

Después de intentar -fallidamente- de hacer de Solidaridad el corazón del morenismo en Quintana Roo, el municipio navega hoy en aguas turbulentas que podrían hasta generar una intervención. Aún con serias alertas en materia de seguridad pública, fue el último municipio en sumarse al Mando Único y, por las últimas señales, estarían dejando el barco de Morena, donde se encuentran ya con escaso respaldo.

¿Qué rumbo tomará este municipio que tiene los más altos índices de crecimiento poblacional y con una creciente inseguridad? Sólo un hombre con la visión y las herramientas políticas de Armand Jean du Plessis podría saberlo. Las señales no son buenas para los hermanos Beristain que en menos de un año acabaron con la confianza ciudadana.