Inicio Ecología Gracias a las algas coralinas no han desaparecido hectáreas de pastos marinos:...

Gracias a las algas coralinas no han desaparecido hectáreas de pastos marinos: UNAM

Compartir

 

Puerto Morelos, Quintana Roo.- De acuerdo con un estudio realizado por Brigitta Van Tussenbroek, del Instituto de Ciencias del Mar y Limnología (ICML) de la UNAM, sobre mutualismo (interacción biológica benéfica entre individuos de diferentes especies), en la bahía de Akumal, Tulum, las algas calcáreas rojas (o algas coralinas) juegan un papel sustancial en el equilibrio del ecosistema.

Lo anterior lo dio a conocer la Universidad Autónoma de México (UNAM) a través de un documento, en el que se agrega que de no ser por estos organismos, ya hubieran desaparecido hectáreas de pastos marinos, la vida en el agua, la playa y, en consecuencia, el santuario de tortugas.

Al especialista especifica que las algas coralinas han mantenido a los pastos marinos (plantas marinas con flores), que corren el riesgo de ser arrasados por el sobrepastoreo de la tortuga verde, que por ser una especie protegida, en los últimos años ha incrementado su población.

Las praderas de pastos marinos son esenciales en las zonas costeras por su alta productividad; la captura de sedimentos; su capacidad de estabilizar la arena y, por ende, la playa; y para el secuestro de carbono y provisión de alimento para la fauna marina, entre otras funciones.

“Son importantes porque sus hojas atenúan el oleaje, atrapan las partículas finas para que el agua sea clara, y el carbono, con lo que se mitiga el cambio climático global. Son refugio de varios animales acuáticos y comida de la tortuga verde, y fijan la arena de las playas. Junto con los manglares y arrecifes coralinos, forman ecosistemas marinos sumamente relevantes”, subrayó la investigadora de la Unidad Académica de Sistemas Arrecifales Puerto Morelos, de la Universidad Nacional.

 

 

LA IMPORTANCIA DE LAS PRADERAS MARINAS

Las algas coralinas requieren mucha luz y nutrientes para desarrollarse y formar una mata densa que cubra el fondo del mar. En la bahía de Akumal se dan esas condiciones, porque las tortugas quitan el dosel de los pastos marinos (ramonean), permitiendo que llegue más luz al fondo.

Si se forma una mata densa, los quelonios no pueden comer las bases de las hojas del pasto marino (hierba tortuga), pues evitan las puntas de las algas por ser punzantes.

“La permanencia de la hierba tortuga es esencial para el ecosistema. Con este mutualismo se mantiene un equilibrio y se contribuye a la conservación y recuperación de pastos marinos. Existe una interdependencia, en la que algas coralinas, pastos marinos y tortugas necesitan de los otros para subsistir; en este caso, la aparición excesiva de esas algas salvó a la bahía”, remarcó Brigitta Van Tussenbroek.

Finalmente, la experta aclaró que los pastos marinos no son sargazo, alga parda del género Sargassum. “La gente ve hojas secas en la arena y les molesta, pero no es sargazo; los residuos de pastos no hacen daño, aunque tienen mal aspecto se deben dejar, y si es posible se debe evitar pisotearlos en el agua, porque son fundadores de un sistema biodiverso”.

 

(Con información de Agencia SIM).

 

Dejar una respuesta