Inicio Noticias Una noche de balas y cintas amarillas en la López Portillo

Una noche de balas y cintas amarillas en la López Portillo

Compartir
Cinco personas lesionadas en este bar continúan recibiendo atención médica.

Parecía la noche de un viernes cualquiera. Todo estaba tranquilo. Aproximadamente a las diez de la noche, con pocas unidades de transporte circulando sobre la avenida López Portillo y con menor cantidad de peatones sobre esta avenida llamó la atención de algunos oír un auto transitando a toda velocidad.

Pocos minutos después, dos meseras salieron del interior del bar La Kuka, en la supermanzana 60, y empezaron a gritar que habían atacado a los ocupantes de una mesa.

Los vendedores informales de comida, que son la única actividad a esa hora de la noche, al oírlas empezaron a llamar a Seguridad Pública como a las ambulancias. Minutos después fue acordonado el lugar con las clásicas cintas amarillas y letras negras.

Algunos vecinos de esa supermanzana, que pensaban salir a comprar antojitos a eso de las 10 de la noche, ya no pudieron porque estaba acordonada la zona. De entre lo que recuerdan que las meseras a su vez alcanzaron a comentar era que descendieron algunas personas de un auto, ingresaron al bar, dispararon directamente a una mesa y luego con la misma salieron y se fueron lo más rápido posible.

Anteriormente el bar La Kuka tenía otro nombre y los habitantes no recuerdan que se registrara un hecho similar.

El saldo de esa noche fueron cinco personas fallecidas y cinco más heridas. El local se ubica en medio del banco HSBC y las oficinas de la delegación de la CMIC en Cancún.

Las investigaciones continúan y hasta ahora, la Fiscalía General del Estado considera que una de las causas es que los narcomenudistas pensaron que los parroquianos, originarios de Tamaulipas, invadían sus terrenos.

El año pasado, en el municipio se registraron más de 500 ejecuciones relacionadas con el crimen organizado y este año suman alrededor de 63.