Inicio Columna Sacerdotisas Mayas | Mensajes desde el vinil al verés y competencia dentro...

Sacerdotisas Mayas | Mensajes desde el vinil al verés y competencia dentro del PRI

Compartir

Las amantes vernáculas de Ricardo Arjona, repitieron aquel rito de escuchar un disco de su ídolo guatemalteco al revés para obtener visiones encriptadas del panorama político en Quintana Roo. Tomaron el LP del periodo clásico del autor, Si el Norte Fuera el Sur, y lo colocaron sobre la tornamesa para después girarlo al revés, como la canción Revolution 9 de The Beatles.

Los mensajes fueron un tanto confusos, pero dicen: “Juan No Va, Juan No Va”. La traducción que hicieron de este mensaje, es que el panorama está complicado para el ex secretario de Finanzas y Planeación del Estado, Juan Vergara. Para el PRD mantener el candidato sería una apuesta casi idéntica a la que vivió, como Deja Vu, con Greg Sánchez cuando era candidato a gobernador en 2010. Es decir, el mensaje es claro: en cualquier momento Vergara anuncia su retiro de la candidatura para atender sus asuntos con la PGR.

Después de este trance profundo, las pitonisas mayas se fueron a dar una vuelta y se encontraron con dos priístas precandidatos, pero candidatos seguros: uno a la presidencia municipal de Cozumel, Pedro Joaquín Delbouis y Juan Carrillo Soberanis, actual presidente de Isla Mujeres, que va por la reelección. Los jóvenes estaban trabajos en una enérgica disputa por presumir cuál de las dos islas quintanarroenses es la más bella de todas las islas, y además, concentrados en las estrategias para convencer a los isleños que emitirán su voto por la renovación o cambio, en el caso de Cozumel; o ratificando en el segundo caso el proyecto de Carrillo que estuvo trabajando en tierra, aire y hasta debajo del agua, en una gestión que ha sorprendido a propios y extraños.

Son dos políticos clave para el PRI que tienen mucho futuro en el escenario quintanarroense, ambos estaban apuntalados por Carlos Hernández Blanco, presidente del PRI en Cozumel y Raymundo King de la Rosa, presidente estatal y quien compite para la senaduría sin temor y sumando en cada municipio en el complejo escenario que le toca. No le esquivó a la encomienda y dice confiado que “hay equipo ganador”.

Después de caminar un trecho les llegó una convulsión, producto del “revesazo” vinílico: “Leslie no 1”. La traducción del mensaje con delay es que Leslie Hendriks la tiene muuuuy difícil por el 1, algo que el partido está tratando de remediar, porque confirman, sería mandarla derecho al barranco, donde competiría contra Miguel Ramón Azueta, cuya pre campaña ya arrancó con todo: hasta comió queso asado con chistorra en Callejo TV. Después de esta nueva experiencia de vinil, el Oráculo Maya ha hablado.

Dejar una respuesta