Inicio Columna Sacerdotisas Mayas leen Las Mil y Una Noche | Alí Babá y...

Sacerdotisas Mayas leen Las Mil y Una Noche | Alí Babá y los 83 fugados

Compartir
“Ali-Baba et les quarante voleurs” de Jacques Becker

Adictas tanto a los Tacos de Muerte Lenta -con Coca Cola Light- como a los libros, las Sacerdotisas Mayas tomaron esta mañana el libro de Las Mil y Una Noche y comenzaron a hojearlo con la sed de quien encuentra algo que alguna vez disfrutó con pasión. Entre los cuentos destaca uno de los más populares, el de Alí Babá y los Cuarenta Ladrones. Y con la reciente detención de Ercé Barrón, ex tesorero de Félix González Canto y funcionario de Roberto Borge, hicieron un recuento calamitoso para Quintana Roo: existen todavía 83 funcionarios en fuga, es decir, que cuentan con órdenes de aprehensión y muchos de ellos están amparados y en lejanos países; recientemente, se sumaron a la tristemente célebre lista dos órdenes contra el ex presidente municipal de Felipe Carrillo Puerto, Gabriel Carballo Tadeo y la ex titular de CAPA, Paula Zetina, conspicuos militantes de la “generación perdida”.

Como Kassim, el hermano al que la avaricia lo cegó y se queda con un tesoro que no le pertenece, los ex funcionarios descubrieron que con el estado podían hacer negocios particulares, grandes fortunas, disponer de lo que es de todos para hacerse de un lugar en este mundo, donde pareciera que hay que tener para ser.

Las Sacerdotisas Mayas aplauden -como aplauden a Ricardo Arjona-, el avance de la justicia contra quienes, no sólo malversaron los recursos del estado, sino que dieron una distorsionada señal a la ciudadanía: que no había castigo, que se podía robar y ser exitoso; pero en cambio, el peso de la justicia cae, y por lo que han visto en sus visiones las mujeres, seguirá cayendo el brazo de la ley. Porque en ese afan descarado, muchos ya hasta se veían como candidatos y operaban estructuras con dinero de la cueva, allí donde descubrieron que se podía pasar con sólo decir: Abrete Sésamo; o en una cómoda silla fimar un documento para robar. El Oráculo Maya ha hablado.

Dejar una respuesta