Inicio Noticias Quedó enlatada Ley de Protección y Bienestar Animal| Corresponderá a nueva legislatura...

Quedó enlatada Ley de Protección y Bienestar Animal| Corresponderá a nueva legislatura definir su futuro

Compartir
Flor Tapia Pastrana, presidenta de Opus Magnum de México, señala que debe terminarse el sufrimiento animal por diversión.

Después de intensas presiones de activistas como de empresarios, la Ley de protección y bienestar animal de Quintana Roo quedó enlatada y a partir del 3 de septiembre corresponderá a los nuevos integrantes de la Décimo Sexta Legislatura definir su futuro.

La presidenta de Opus Magnum de México A.C.. Flor Tapia Pastrana, dijo que han entablado acercamiento con diversos legisladores electos y hay la intención de publicar dicha ley como quedó aprobada por mayoría de los diputados de la Décimo Quinta Legislatura, que prohíbe las corridas de toros, las peleas de gallos y el uso de caballos en las calesas.

“La ley quedó estancada, es como un ring, en el que los dos boxeadores están esperando que les den luz verde para moverse. (Eduardo Martínez) Arcila, Carlos Mario (Villanueva Tenorio) y (Luis Ernesto) Mis esperaban publicación, pero sigue sin publicarse y será la siguiente legislatura la que tenga en sus manos exigir se publique”, dijo.

Por medio de la plataforma Change.org han reunido un poco más de 30 mil firmas a favor de la prohibición de las corridas de toros, pelas de gallos y el uso de caballos para jalar las calesas. Y a esta petición se han sumado diversos artistas que por medio de videos han mostrado rechazo al sufrimiento animal.

“Esto nos dice que la gente harta de la violencia en espectáculos; mediante videos algunos actores piden que se publique la ley en el Periódico Oficial. (Las peleas y corridas) son prácticas retrógradas, infames y violentas, que se van a acabar, debemos tener empatía y comprensión hacia los animales, que no sean víctimas por diversión”, dijo.

E insistió en que estas actividades no forman parte de la cultura, sino que son el semillero del crimen organizado y a los empresarios no le preocupan ni la cultura ni la desnutrición o la falta de servicios que padecen las familias en las zonas rurales.