Inicio Columnas Puerto Morelos: a la vanguardia en Derechos Humanos en el Estado

Puerto Morelos: a la vanguardia en Derechos Humanos en el Estado

Compartir

 

En México está prohibida la discriminación en todas sus formas. Así lo dice la constitución en su artículo 1º y así lo dice la Declaración Universal de Derechos Humanos, y sin embargo, en México se discrimina.

Desde lo legal, la cultura institucional o las relaciones interpersonales. Desde lo individual y colectivo. Prácticas sociales, conductas, visiones, estereotipos o expresiones discriminatorias, suceden todos los días.

¿Qué tipo de país somos en México? ¿Cuál queremos ser? ¿Cuál necesitamos ser? Esas son las preguntas que posiblemente se hicieron en el gobierno de Puerto Morelos. Hace algunos días se han hecho modificaciones al Reglamento Interior del Consejo para Prevenir, Atender y Eliminar la discriminación.

¿De qué va esto? En que el Ayuntamiento encabezado por Laura Fernández Piña reconoce que la igualdad de trato y oportunidades es el derecho de toda persona, grupo o entidad colectiva, a ser tratada de manera homogénea, sin exclusión, distinción o restricción arbitrarias, con el fin de que sea capaz de aprovechar plenamente el respeto de sus derechos y libertades fundamentales.

Se dice fácil, pero ponerlo en el artículo 1 Bis del Bando de Policía y Buen Gobierno, es un avance en este tema. No sólo ello, también se adiciona el Artículo 128 Bis en el que se reconoce que cualquier tipo de discapacidad nunca debe ser motivo de discriminación.

Esto es un avance significativo, más en un centro turístico como Puerto Morelos que poco a poco va ganado un lugar en los destinos preferidos por los turistas en Quintana Roo.

Es tan contundente los cambios adicionados en la Ley promovidos por la edil puertomorelense que a partir de ahora toda construcción abierta al público o de uso público, deberá garantizar las medidas mínimas de accesibilidad para las personas con alguna discapacidad.

Sin duda alguna esto marca un precedente histórico como Ayuntamiento en Quintana Roo. Nos toca a nosotros como sociedad también hacer nuestra parte. Erradicar la discriminación no sólo pasa por definiciones legales. Pasa por hábitos sociales que hay que cambiar, romper y reaprender. Y como discriminar lo hemos hecho siempre, de manera continua y sistemática, para dejar de hacerlo tenemos que hacer también un esfuerzo sistemático y continuo.

Enhorabuena por la administración de Laura Fernández Piña, que ya antes ha impulsado una reforma política con el fin de tipificar como delito la violencia de género y que la ha llevado como un dogma en su gobierno. Ahora las adiciones a la ley para erradicar desde el gobierno la discriminación es una in iniciativa que ojalá otros municipios imiten. Generar políticas públicas para desterrar males sociales que están en sus manos combatir.