Inicio Columna Pok Ta Pok | Un mundial nunca más oportuno: bálsamo y consuelo...

Pok Ta Pok | Un mundial nunca más oportuno: bálsamo y consuelo frente al espectáculo sin buenos malabaristas

Compartir
Foto: elordencultural.com

El año pasado Grupo Editorial Siglo XXI publicó “Cerrado por Futbol”, del fallecido escritor Uruguayo Eduardo Galeno, cuya partida hizo de este mundo un lugar más triste y menos futbolero. Dice el editor en la reseña, Carlos E. Díaz, que para Galeano era una situación especial cada mundial.

Cuando comenzaba cada torneo global, el autor de “Fútbol a Sol y a Sombra”  colgaba en la puerta de su casa un cartelito con la leyenda que da título al libro con esa tajante advertencia; todo el artículo estaba hecho a mano y recubierto con plástico transparente para protegerlo de la lluvia.

Bálsamo sanador

Resultado de imagen para rusia 2018

Este mundial: Rusia 2018 se cruzará con el proceso electoral que determinará quién será nuestro próximo presidente, senadores, diputados federales y presidentes municipales en Quintana Roo.  El primer partido del mundial será el 14 de junio, cuando se enfrenten Rusia y Arabia Saudita y finalizará el 15 del mes siguiente, para darnos unos días más de bálsamo sanador después de tanto spot y vana promesa.

A la par de los partidos, las campañas seguirán con su consabido espectáculo sin buenos malabaristas, con las mismas y trilladas frases hechas, selfies con “gente como ell@s”, candidat@s que ya vimos con otros colores y otras banderas; y lo más bajo: con los ataques de campañas negras y “baños de pureza” a los que nos tienen más que espantados.

Construir con el voto

Ante todo eso, debemos resistir y recetarnos una buena dosis de fútbol con amigos y familia, con bebidas y comidas, con camiseta o sin ella, pero con el alma encendida por el balón que rueda. No por ello debemos dejar de pensar, reflexionar y emitir el voto con el ánimo de construir una mejor nación. Por más difícil que sea, siempre valdrá más jugar el partido que dejar que otros decidan nuestro camino para los próximos seis años; aunque a todos nos duela comprobar que la democracia ha dado muchos pasos hacia atrás: con la constitución de inentendibles alianzas y los tránsfugas para los que todo vale y todo cuenta con tal de sumar.

Democracia chatarra: Villoro

Fue un “enfermo” futbolero, de esos de hueso colorado, el escritor mexicano Juan Villorio, el que definió cabalmente la situación de la política en México en una imperdible entrevista que le hizo El País de España. En ella (el autor de Ida y Vuelta, joya epistolar hecha a cuatro manos con otro “loco del fútbol”, Martín Caparrós), dijo que la democracia le está costando mucho a México.

“Es una democracia chatarra”, lanzó como un cañonazo de Roberto Carlos. “Le da muchísimo dinero a quienes se benefician de ella”, lamenta y critica que los partidos han abdicado de sus respectivas ideologías, “ya no hay demarcaciones claras de lo que unos u otros defienden, sino que se unen con fines oportunistas y electoreros para tener mayor fuerza, más allá de los principios que decían defender”, opinó el también lúcido columnista.

Por eso cada vez nos duele más la falta de buena política y nos gusta más el fútbol que, con sus corruptelas propias, tiene ese candor que no se mancha: donde los Napolitanos le ganan a los Millonarios del Norte o Xolos puede ser campeón.

Celebración del fútbol

Más allá de los sinsabores, de las hieles que dejan la mala política y las malas campañas, será el fútbol el que traerá el bálsamo y el consuelo de esos agoreros días. “Pese a todo seguimos celebrando al fútbol, porque las emociones colectivas se hacen fiesta compartida o compartido naufragio y existen sin dar explicaciones ni pedir disculpas”, definió Galeano.

Resultado de imagen para amigos viendo futbol
Foto: doctissimo.com/mx

Se sucederán las campañas con sus vanas promesas y caras falsas, pero durante un mes nos acunarán las tardes de fútbol con amigos y la familia; quizás revivir a Galeano y a Soriano; leer a Villoro y a Caparrós. Será este mes en el que saciaremos cuatro años de espera, el oasis de emoción futbolera añejada, el mes del grito de gol y el desamparo de la derrota.

Por eso, festejemos que nunca sea tan oportuno un mundial: llega cuando más lo necesitamos, como un vaso de agua tras correr a la desesperanza de las campañas y los gobiernos.

A la memoria de Eduardo Galeano (1940, Montevideo, Uruguay; 13 de abril de 2015, Montevideo, Uruguay)

“Los nadie” (Eduardo Galeano)

Sueñan las pulgas con comprarse un perro

y sueñan los nadies con salir de pobres,

que algún mágico día

llueva de pronto la buena suerte,

que llueva a cántaros la buena suerte;

pero la buena suerte no llueve ayer, ni hoy,

ni mañana, ni nunca,

ni en lloviznita cae del cielo la buena suerte,

por mucho que los nadies la llamen

y aunque les pique la mano izquierda,

o se levanten con el pie derecho,

o empiecen el año cambiando de escoba.

Los nadies: los hijos de nadie,

los dueños de nada.

Los nadies: los ningunos, los ninguneados,

corriendo la liebre, muriendo la vida, jodidos,

rejodidos:

Que no son, aunque sean.

Que no hablan idiomas, sino dialectos.

Que no profesan religiones,

sino supersticiones.

Que no hacen arte, sino artesanía.

Que no practican cultura, sino folklore.

Que no son seres humanos,

sino recursos humanos.

Que no tienen cara, sino brazos.

Que no tienen nombre, sino número. Que no figuran en la historia universal,

sino en la crónica roja de la prensa local.

Los nadies,

que cuestan menos

que la bala que los mata.

(*) Es life coach, técnico y licenciado en Comunicación Social, con postgrado en Opinión Pública por FLACSO y diplomados en La Salle Cancún. Trabajó en El Siglo de Tucumán, Argentina; agencia EFE México, Luces del Siglo y Periódico Quequi. Fue director de Comunicación Social en Benito Juárez, Cancún.

Co-Fundador de Revista Dos Puntos y director general de Grupo Pirámide.

1 Comentario

Dejar una respuesta