Inicio Columna Pok Ta Pk | Licencia o no licencia: ésa es la cuestión...

Pok Ta Pk | Licencia o no licencia: ésa es la cuestión | Las nuevas dinámicas de la democrac

Compartir
Por Luciano Núñez

Las reglas del fútbol nunca han sido estáticas. Ahora, por ejemplo, en algunas ligas, cuentan con el aporte de las cámaras de repetición para dilucidar una jugada en extremo dudosa, afirma el Tío Dardo, siempre a la vanguardia y a la retaguardia del fut, esperando ver por radio el Mundial de Rusia 2018. Justamente en este año Quintana Roo y todo México viviremos elecciones concurrentes, algo histórico y que viene con varios escenarios que abonan a consolidar el sistema democrático.

En ocasión de un almuerzo de fin de año convocado por Laura Fernández, primera presidenta municipal de Puerto Morelos, la ex titular de Turismo Estatal se animó a dejar su sentir sobre la opción que tendrán los electores a reelegir a los alcaldes que hoy están en funciones, dado que ella misma podría ser el caso. “El sentido de la reforma es que haya continuidad en el trabajo”, expresó frente a una nutrida y distinguida rueda de columnistas de todo el estado. Justamente, el argumento del magistrado Arturo Zaldívar gira en torno a eso: “La lógica de la reelección está el que la ciudadanía valore el trabajo de los legisladores y me parece, desde un punto de vista, no sólo razonable sino obvio, que no se separen del cargo porque explícitamente eso es lo que se está valorando por parte de la ciudadanía en un sistema de reelección”, dijo.

Dos discursos válidos

En ese sentido, esta nueva circunstancia pone contra la pared y frente a esta disyuntiva a casi la mayoría de los alcaldes de Quintana Roo que buscarán reelección: tomar licencia o seguir trabajando mientras hacen campaña. La lectura del elector podría ser muy distinta dependiendo de la calidad del discurso del político, cuyo contenido tentativo podría versar: “votaron por mí para que trabaje y es un sinsentido dejar de hacerlo por tres meses” (teniendo en cuenta además que sólo ellos tuvieron dos años de período) o, “me separo del cargo para despejar cualquier duda sobre el uso de recursos”. Dos argumentos válidos según desde dónde se mire.

Meses atrás el Tío Dardo le preguntó a otro mandatario municipal del Sur y notó que estaba más confundido que Adán en el Día de la Madre. “Creo que voy a pedir licencia”, dijo, “la gente no está acostumbrada a algo tan nuevo y pienso que podrían pensar que tendré ventaja”, fue su razonamiento. Válido, claro y también razonable.

Todo dependerá, piensa el hincha de San Lorenzo -mismo color que El Atlante, equipo con el que milita en Cancún- de los argumentos que sostengan tanto una como otra decisión. Si seguir trabajando y que la gente vote por alguien que prefiere no desarticular el envión de trabajo gubernamental, seguramente ya encarrilado; o, separarse de todo con el afán de no levantar sospechas sobre el uso de recursos. Eso sí, tanto quien se separe del cargo, como el que se mantenga deberán respetar de la misma forma el uso de recursos públicos. Después del proceso, veremos cuál fue el sentir del elector. Por ejemplo, en Europa y Estados Unidos, los candidatos siguen trabajando como si nada pasara, pero con democracias que nos llevan unos cuantos siglos de ventaja. Una buena pregunta para los encuestadores sería justamente esa: ¿prefiere que su alcalde se separe del cargo o se mantenga en la línea de trabajo?

De árbitros y otras jugadas

Sin dudas un actor principal en esta elección será el árbitro de los partidos, una atribución que se gana con tiempo y capacidad. No es menor su labor: hará que la competencia sea equilibrada y con reglas claras, vigilante del juego limpio y así la afición puede participar, entendiendo que la rechifla forma parte del juego y de la adrenalina propia del balompié. Habrá –como siempre- quienes cuestionen la jugada jurando por Dios y todos los santos, quienes digan lo contrario, pero el árbitro debe pitar bien y convencido, no es menor lo que está en juego. Por un lado estará el INE, con la carga principal de la elección federal, y por el otro, el Instituto Electoral de Quintana Roo, con más peso en el proceso local, aunque siempre actuando de forma conjunta; es decir, en equipo para el Día D que es el 1 de julio. Días atrás los consejeros se declararon listos: quien pitará es Mayra San Román, auxiliada por los jueces de línea: Thalía HernándezClaudia CarrilloJorge Poot PechJuan Manuel Pérez Alpuche y Luis Santander, ellos tendrán que aplicar el criterio para amonestar o expulsar al jugador que no acate las reglas de la competencia.

Finalmente, el Tribunal Electoral tendrá la tarea de dictaminar los juicios promovidos, donde su presidenta: Nora Cerón, vinculada fuertemente al borgismo, tendrá por primera vez en sus manos una elección. La afición está esperando un buen espectáculo digno: sin faltas y agresiones por el bien del deporte y la democracia. Gana sencillamente quien mete más goles, es decir, quien logra más votos conquistando el corazón de la afición con buenas jugadas.

(*) Es life coach, técnico y licenciado en Comunicación Social, con postgrado en Opinión Pública por FLACSO y diplomados en La Salle Cancún. Trabajó en El Siglo de Tucumán, Argentina; agencia EFE México, Luces del Siglo y Periódico Quequi. Fue director de Comunicación Social en Benito Juárez, Cancún.

Co-Fundador de Revista Dos Puntos y director general de Grupo Pirámide.

Dejar una respuesta