Inicio Columna Opinión | No es caravana, es éxodo: No volverán a su país...

Opinión | No es caravana, es éxodo: No volverán a su país de origen

Compartir
Foto: Diario Financiero.

 

 

 

 

 

 Fernando Castro Borges

En los últimos días se ha presentado en nuestro país un fenómeno nunca antes vivido en tierras mexicanas. Miles de familias organizadas de centroamericanos se han propuesto llegar a los Estados Unidos y alcanzar el mito del sueño americano.

Hay que revisar varios temas de los que vamos a estar enfrentando los próximos meses y que en la actualidad debemos de tomar muy en cuenta para estar preparados.

No sabemos, podemos tener algunas hipótesis, por qué este fenómeno centroamericano se está dando a inicios del último tercio del presente año. Ningún país centroamericano ha otorgado una explicación en la que se responsabilicen de esta migración masiva.

Este éxodo es de las personas menos favorecidas de sus países y con menos oportunidades, al grado que deciden dejar “sus pobrezas” y aventurarse a una tierra prometida, que nadie les ha prometido, para tener un mejor futuro.

En este desplazamiento los migrantes encuentran un país que cambiará de régimen los próximos días, que los tendrá que atender, como una prioridad y salvaguardar en su totalidad que no se viole ninguno de sus derechos humanos; no hay que olvidar que ya están en México miles de familias, hombres, mujeres y niños, que están siendo observados detalladamente por el concierto internacional.

Nuestro país no estaba preparado para el éxodo centroamericano y hay que atenderlos, hay que darles la certidumbre de salud, alimentación, seguridad y hasta educación. Pero estos recién migrantes no son los únicos, vienen más y aun no se sabe cuántos. Cada uno está convencido de que su objetivo son los Estados Unidos de Norteamérica, país que no ve con buenos ojos este desplazamiento y que ha dicho reiteradamente que no serán bienvenidos.

Elecciones en Estados Unidos

El país del norte está atravesando las elecciones intermedias, Donald Trump ante el resultado de esta evaluación social, donde muy posiblemente se dará el triunfo demócrata en las Cámaras, hará de este éxodo un elemento de reacción intolerante mediática.

El cruzar hacia Estados Unidos no se dará de forma fácil y dudo que se dé. Lo que para nosotros se volverá en un tema prioritario y de gran impacto. Ningún hondureño o salvadoreño tiene contemplado el regreso a su país de origen.

Son personas que ya verán en México como una opción, donde una gran cantidad, miles, por decir lo menos, serán habitantes y las autoridades de cada uno de los sectores deberán estar preparados.

No es solo una cuestión humanitaria o de seguridad social, es un tema global en la que se debe involucrar todo el Estado.

Se debe ver este tema con la seriedad que amerita, dado que no es una caravana, tampoco un peregrinar, visiblemente es un éxodo. Cada uno de los países de origen no fueron capaces de atender las exigencias de bienestar de sus habitantes y los que han decidido salir nos ponen el reto de dar frente a una esperanza, de la cual no estamos preparados.

Entendamos, no solo seremos un país de paso, realmente en pocos meses, México será la única esperanza de hogar. Hay que ver este fenómeno con estos ojos y no perder en ningún momento de vista los sucesos diarios. Tenemos poco tiempo, pero lo tenemos, para hacer un trabajo de planeación y muchísima diplomacia.

Dejar una respuesta