Inicio Columnas Opinión | Modelo de gestión pública basado en la asociación municipal |...

Opinión | Modelo de gestión pública basado en la asociación municipal | Ignacio Alonso Velasco

Compartir

 

 

Por Ignacio Alonso Velasco

 

Partiendo del argumento que mantiene que existe la posibilidad de que la realidad actual cambie y evolucione, se pueden valorar propuestas alternativas, dotadas de implicaciones espaciales y territoriales.

La producción del espacio se encuentra en un continuo proceso de construcción de territorios y territorialidades a diferentes escalas geográficas. De esta manera, el territorio es el resultado de una producción social a partir del espacio, como un subespacio inscrito dentro de unas definidas relaciones de poder.

Nueva organización territorial

Por otra parte, la ayuda mutua y la solidaridad son elementos fundamentales en las relaciones entre seres humanos, lo cual permite la vida común en sociedad y, a su vez, ofrece oportunidades formidables para la producción y transformación del espacio geográfico. La cooperación y la solidaridad no se dan solamente a nivel individual, sino que está presente en colectividades, permitiéndonos plantear un proyecto de trabajo (inter) asociativo en diversos territorios municipales. Se nos ofrece la posibilidad de crear una nueva organización territorial y espacial de la vida social.

En este sentido, la figura de la asociación permite a los municipios desarrollar sus propios esquemas de descentralización horizontal; entendiendo por esto, un proceso de gestión pública local en la toma de decisiones entre entidades públicas con atributos de gobierno. Este aspecto relacional es lo que da lugar a que haya gobernanza.

 Asociación de municipios

Por asociación de municipios se puede entender aquella reunión de dos o más municipios, formalizada jurídicamente para la más eficaz prestación de los servicios públicos o el mejor ejercicio de las funciones que les correspondan. Según lo dispone el artículo 115 constitucional mexicano, cuando se trata de municipios de una misma entidad federativa bastará el acuerdo previo de sus ayuntamientos, pero si son de diversas entidades federativas se requerirá la aprobación de los respectivos congresos estatales. El propio numeral hace referencia a la asociación de las comunidades indígenas.

La asociación busca satisfacer los requerimientos de servicio de todas las poblaciones municipales implicadas. Por su naturaleza, puede dar origen a un organismo ad hoc para atender el servicio, lo cual supone una mezcla en las formas de prestación.

La gestión intermunicipal no solo puede proveer servicios públicos sino también atender problemas de carácter regional que comparten. Por ejemplo, para defender la independencia de Cataluña, se creó el 14 de diciembre de 2011 en Vich la “Asociación de Municipios por la Independencia”, integrada por entidades locales de cargos electos (ayuntamientos, comarcas, diputaciones y otros). También está el caso de los municipios conurbados y su problemática que afecta a áreas metropolitanas. También encontramos otros modelos de cooperación intermunicipal como es el caso de las comarcas o las mancomunidades en España.

 Intermunicipalidad

En América también hay muestras de asociaciones entre municipios, como es el caso de Estados Unidos, en donde se manejan esquemas de relaciones intergubernamentales entre entes de igual o distinto orden. En Brasil el diseño de la intermunicipalidad ha basado su legislación e instrumentación en el esquema francés y español, dándole una tendencia hacia la asociación pública-privada, bajo la denominación de consorcios. A partir de 1993, fecha de creación de la Asociación Chilena de Municipalidades los municipios de ese país se pueden agrupar para trabajar mancomunadamente en temas de participación, autonomía y descentralización.

Hay que tener en cuenta que, al igual que existen distintos modelos de asociacionismo municipal de derecho público para la prestación de servicios públicos, también los municipios se pueden unir en torno a una persona privada, como es el caso de las redes de cooperación entre ciudades, que destacan en Alemania y Francia, o a través de la constitución de una asociación civil, como ocurre con la “Asociación de Municipios de México, A. C.” (AMMAC), fundada en 1994, o con la Federación Nacional de Municipios de México (FENAMM), constituida en octubre de 1997.

Su equivalente en España sería la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP), que agrupa al 90% de los gobiernos locales españoles. Fue fundada en 1985 y es la sede oficial de la Organización Iberoamericana de Cooperación Intermunicipal (OICI).

Figura para problemas fronterizos

Resultado de imagen para conflicto quintana roo campeche

Esta figura del asociativismo considero que sería adecuada para resolver los problemas derivados de la indefinición jurisdiccional en la que se halla la zona fronteriza entre Campeche y Quintana Roo, provocando situaciones de intervención desordenada del Estado o ausencia del mismo. Lo que se pretende es una reterritorialización, es decir, organizar un trabajo en común y crear estructuras cooperativas que articulen la dinámica socioeconómica y política de una sociedad que sufre las consecuencias de una incorrecta delimitación territorial.

 

***

(*) Ignacio Alonso Velasco: Licenciado en Derecho, Maestro en Gestión y Análisis de Políticas Públicas y estudiante de Doctorado. Imparte clases en la Licenciatura de Derecho de la Universidad de Quintana Roo. Miembro del Consejo Directivo de RECEMX, A. C. y Presidente de la Asociación de Egresados del Instituto de la Administración Pública del Estado de Quintana Roo Correo: velasco@uqroo.edu.mx

Dejar una respuesta