Inicio Columnas Opinión | Minotauro | Hacia un nuevo pacto social / Nicolás Durán...

Opinión | Minotauro | Hacia un nuevo pacto social / Nicolás Durán de la Sierra

Compartir
Por Nicolás Durán de la Sierra
El pasado sábado, en Felipe Carrillo Puerto, en el centro del Estado, el gobernador Carlos Joaquín González hizo un llamado al presidente López Obrador para firmar “un nuevo pacto social”, es decir, un nuevo acuerdo entre los gobernadores del país y el gobierno federal para que, en lo básico, se precisen nuevas reglas en lo que toca al reparto de las participaciones federales a los estados.
Esta invitación, que no es la primera, fija la postura de los gobernadores de oposición no sólo en lo que toca al reparto del dinero fiscal, inequitativo para varios de ellos, sino también abre la puerta para discutir el límite de competencia de las soberanías estatales y la que toca al gobierno federal. Un pacto, dijo el gobernador, que “nos una, que nos mueva, que nos de confianza”.
La invitación al diálogo, planteada a unos días de que el congreso federal determine las partidas que se dará a los Estados, es asimismo a un llamado a la Secretaría de Hacienda para que reconsidere los recortes que tiene previstos que en el caso de Quintana Roo alcanza casi los cinco mil millones si sumamos el débito federal de este año que es de casi dos mil 200 millones de pesos.
Ante un panorama mundial de recesión, la austeridad es positiva, pero el ahorro que implica no debe nutrirse de la crisis financiera de estados y municipios, de una crisis que los lleve a endeudarse y subir la carga fiscal. Es posible que la federación no suba impuestos, que, cumpla con sus promesas, pero lo que calla es que está orillando a los otros niveles de gobierno a hacerlo.
De confirmarse los recortes, lo que es muy probable, el sur estatal sería el más afectado y de allí, por ejemplo, que casi a contrapelo se aceleren obras como el dragado del Canal Zaragoza para buscar recursos en el turismo y el comercio, o que la Secretaría de Finanzas sugiera a los municipios del norte que renegocien sus deudas, pues será difícil apoyarlos en el corto plazo…
El nuevo pacto social del que hablara el gobernador no es necesario, sino urgente.