Inicio Columnas Opinión | Explorador de Mundos | ¿En que se parece una Diosa...

Opinión | Explorador de Mundos | ¿En que se parece una Diosa Griega, ropa deportiva y el Paseo de la Reforma?

Compartir

Por Fernando Castro Borges

 

Al norte del mar Egeo se encuentra una pequeña Isla griega llamada Samotracia, lugar donde se construyó, en el año 190 A.C., una estatua hecha de mármol blanco de más de 2.75 metros de alto. Es una deidad helénica, que su nombre y símbolo se encuentra vigente en nuestros días. Es una figura femenina que representa a Niké la diosa mensajera de la Victoria.

La imagen de está, también llamada Victoria de Samotracia, nos transmite un dinamismo en su actitud corporal que se complementa con un despliegue majestuoso de sus alas, con abundantes plumas, para enfrentar cualquier viento y así cumplir su cometido de llevar el mensaje triunfal.

Esta Diosa, en la cultura griega es representada además con una corona de Laurel, la cual se extendió como un símbolo de gloria universal. En el caso específico de esta efigie fue levantada para conmemorar el éxito bélico que obtuvo la Isla de Samotracia en contra del Rey Sirio Antioco III.

Esta monumental escultura se encuentra, actualmente, como parte de la colección de antigüedades del Museo de Louvre.

 

 

En 1971, Phil Knight, joven empresario estadounidense, se dejó influenciar por este Diosa Griega, creando una de las empresas más conocidas en el mundo: Nike

El emblema de esta marca mundialmente conocida fue encargada a la Diseñadora Gráfica Carolyn Davidson, quien aceptó el trabajo por un pago de 35 dólares. Ella solo tenía como referencia evocar, en su proyecto, el movimiento. El meneo de las alas de la Mensajera de Samotracia fue su inspiración para hacer uno de los iconos más reconocidos a nivel mundial en los últimos 40 años.

¿Quién no conoce esta marca de ropa y calzado deportivo? Se encuentra en todos los deportes, es una de las empresas con mayor presencia global, los atletas de todo el mundo han usado sus productos. Las Alas de esta Diosa están presente en otra victoria, ahora no solo en el mundo deportivo, sino también en el empresarial.

En México, durante la primera década del Siglo XX, Niké sirvió de inspiración para conmemorar los 100 años de independencia de nuestro país. Está Victoria Alada, creación del artista Antonio Rivas Mercado, duró poco más de ocho años de construcción y fue inaugurada por el Presidente Porfirio Díaz el 16 de septiembre de 1910.

Este Monumento que es parte de nuestra identidad, está hecha de bronce revestida por hojas de pan de oro, mide casi siete metros de altura y esta posada sobre una columna de 42 metros, que nos vigila sosteniendo con su mano derecha en lo alto una corona de Laurel y con la izquierda una cadena rota recordándonos la abolición de la esclavitud. Se muestra magnifica en el Paseo de la Reforma, en la CDMX.

Este ángel sufrió una caída el trágico 28 de julio de 1957 ocasionado por el terremoto que azotó en la capital del país, sin embargo, con el trabajo decidido e incansable de Ernesto Sodi Pallares, puso de pie y orgullosa a nuestra Niké al año siguiente. Es un referente nacional de victoria; los mexicanos nos manifestamos a sus pies con júbilo por los triunfos deportivos, sociales y políticos. Es un centro de reunión natural, para venerar a una Diosa que nos trae noticias de buenaventura.

 

Dejar una respuesta