Inicio Columnas Opinión | ¿Aquí nos tocó vivir? | Ignacio Alonso Velasco

Opinión | ¿Aquí nos tocó vivir? | Ignacio Alonso Velasco

Compartir
Ignacio Alonso Velasco

Por Ignacio Alonso Velasco

Esta sentencia, sin los signos de interrogación, es muy común en México y se suele usar como colofón a alguna inconformidad que algún mexicano expresa con respecto a la realidad que vive en este país, en estos términos de resignación: “…en fin, aquí nos tocó vivir…”, acompañado de una elevación de hombros y una mirada cabizbaja.

Desde luego que esta oración carece de sentido toda vez que los seres humanos tenemos la facultad de elegir dónde establecer nuestra residencia, lo que no podemos seleccionares dónde nacer. Y eso es precisamente lo que hicimos muchos mexicanos naturalizados,a los que nos “tocó” nacer en cualquier punto del planeta, pero decidimos trasladar nuestro domicilio al territorio mexicano. Lugar en el cual nunca llegamos a ser tratados como auténticos compatriotas, discriminándonos por nuestro origen, ya que se nos veta la posibilidad de ocupar muchos cargos al no ser nacidos mexicanos.

 

 

Engrandeciendo al país

 

La razón de esto la podemos encontrar en el pasado histórico de este país, pues en muchas ocasiones otras civilizaciones han venido a saquear y obtener riquezas para llevárselas a sus lugares de origen. Ya en pleno siglo veintiuno resulta atemporal seguir temiendo esa situación, es hora de pasar página y entender que no siempre quien llega de fuera es con fines adversos sino que, por el contrario, podemos encontrar en la historia de esta nación numerosos ejemplos de gente que ha arribado en calidad de inmigrante a engrandecer este país.

Las primeras potencias a nivel mundial han logrado su desarrollo, en gran medida,gracias a haber sabido aprovechar la preparación de la población que ha llegado procedente del extranjero.

A la hora de llevar a cabo la selección del mejor aspirante a ocupar un cargo, debería ser primordial considerar su perfil, su capacidad, su formación. Por el contrario, el lugar donde uno haya nacido no debiera ser relevante, ya que es algo que ni podemos elegir.Ciertamente, ¿qué virtud tiene un mexicano nacido en México con respecto a un mexicano nacido fuera de dicho país? Ninguna. La única diferencia es que sus madres les dieron a luz en el territorio de un estado y no en otro.

Derechos de los naturalizados

El haber nacido fuera de tierras mexicanas no debiera ser visto como un “delito” que uno no puede borrar, ya que se trata de un impedimento absoluto para ocupar un cargo, pues un mexicano naturalizado tendría que volver a nacer y hacerlo, ahora sí, en este país, como si eso fuera algo que se pudiera decidir. Es un impedimento que no se puede hacer desaparecer con el paso del tiempo.

En conclusión, sería deseable eliminar el “candado” existente en muchas leyes que impide a los mexicanos naturalizados ocupar cualquier puesto laboral, ya que de lo contrario, muchos mexicanos estarían siendo discriminados por su origen al quedar fuera de la posibilidad de ser candidatos a un cargo público.

 

***

(*) Ignacio Alonso Velasco: Licenciado en Derecho, Maestro en Gestión y Análisis de Políticas Públicas y estudiante de Doctorado. Imparte clases en la Licenciatura de Derecho de la Universidad de Quintana Roo. Miembro del Consejo Directivo de RECEMX, A. C. y Presidente de la Asociación de Egresados del Instituto de la Administración Pública del Estado de Quintana Roo Correo: velasco@uqroo.edu.mx