Inicio Columna No fue la mejor ni la más versada, fue la que salió...

No fue la mejor ni la más versada, fue la que salió en la tómbola de AMLO | Silvia Vázquez Pech

Compartir

Después de comer unos queques por una famosa esquina de Chetumal, las sacerdotisas mayas pasaron por el cajero automático para enfilarse con singular júbilo al casino de Belice. En el trayecto, recordaron las tómbolas de Andrés Manuel López Obrador, una especie de oráculo que utiliza el tabasqueño para designar a sus candidatos. Sí, aunque parezca: ¡difícil de creer! Y de “ler”.

No son no los mejores oradores ni los más versados los candidatos a diputados: son los que salen elegidos en una tómbola. No necesitan saber párrafos completos de “La Mafia Nos Robó la Presidencia” ni entonar afinadamente “Voto por Voto”. Simplemente basta con estar en ese redondo artefacto que, mientras gira, determina el futuro del sortead@ y la representación de los ciudadanos. Las fanáticas de Ricardo Arjona recordaron esto porque Silvia Vazquez Pech (que acaba de recuperar sus derechos partidarios en Morena), así obtuvo su silla en el Congreso.

Y los “amloístas del primer día” recuerdan que la suerte aquel sorteo fue doble para Vázquez Pech. El espacio en la tómbola estaba reservado para la corriente que lidera Lulú Cardona; pero la mujer elegida no se presentó. Y quien estaba justo ahí era una mujer de pocas palabras que trabajaba para la empresa familiar de la dinastía Cardona.  Así, Vázquez Pech de repente se vio inmersa en el sorteo, y con la suerte que le tocó en gracia.

Parecida es la historia del ahora diputado Juan Ortiz Vallejo, quien estando en Bacalar pidió dinero para la gasolina y se presentó en el sorteo en el que también salió electo. Dicen que la suerte no es para todos…la sacerdotisas regresaron de Belice con el rostro lánguido y con apenas 50 pesos…porque la suerte no es para todos, entendieron. A unos alcanza hasta para ser diputados, a otros, ni para los jochos. El Oráculo Maya ha hablado.

Dejar una respuesta