Inicio Columna Naderías Totales | Tránsfugas…los dos: de Verdepriístas a Morenos

Naderías Totales | Tránsfugas…los dos: de Verdepriístas a Morenos

Compartir

Por Luciano Núñez

El vocablo tránsfuga tiene tres significados en la Real Academia: que pasa de una ideología o colectividad a otra. Persona que con un cargo público no abandona este al separarse del partido que lo presentó como candidato. Y militar que cambia de bando en tiempo de conflicto.

Si Usted y yo pensamos en un partido que tenga el cartón completo, creo sin temor a equivocarme que pensamos en el Partido Verde propiedad de Jorge Emilio, el Niño Verde; quizás podemos meter a otros también, igualmente tránsfugas y convenencieros, pero sin dudas a éste le caben todas las acepciones de la palabra que hoy nos interesa. Ojo, el que esté libre de culpas que arroje la primera piedra. Todos en la vida vamos cambiando de ideas porque de otra manera el crecimiento no sería posible: tener otras visiones hace que nuestro mapa sea cada vez más complejo y rico. No está mal cambiar de opinión y abrazar otras ideas. Pero el asunto se vuelve nocivo para la nación si el Partido Verde, el único en el mundo que está a favor de la pena de muerte, en cada sexenio hace de la transfugueada una forma de vida o sobrevivencia.

Durante el gobierno de Felipe Calderón el verde se pintó de azul; durante el gobierno de Enrique Peña Nieto de Tricolor y ahora se pintó de Moreno. El trasfondo del asunto, según los analistas nacionales, fue la aprobación de la licencia del gobernador de Chiapas, Manuel Velasco; a cambio, dicen ahora los tránsfugas del Verde que se pasaron a Morena que lo hicieron por la patria y las nobles causas que enarbola el partido del tucán.

Representantes de Quintana Roo, ungidos como tránsfugas

Lo más triste de esta historia de cambio de trinchera, eso sí, momentánea: porque serán Verdes de tiempo completo y Morenos de tiempo compartido, es que dos de los “ungidos” para pasar al otro bando son quintanarroenses, o más bien, representantes populares de Quintana Roo por vía plurinominal. Ana Paty Peralta, que pasó con más pena que gloria por el Congreso Local, y Francisco Elizondo, que gozó las mieles del Borgismo Ilustrado como nadie.

Fue incluso este último el que salió con nota en primera plana de Universal a explicar que el nuevo gobierno de López Obrador los apoyará para construir cinco hospitales regionales especializados en cáncer infantil; abrir 100 plazas por cada año del sexenio para atender hospitales y una campaña nacional para concientizar sobre su propuesta de campaña. Y para terminar de ponerle moño a la transfugueada, Arturo Escobar y Vega dijo que “salió baratísimo” el intercambio de la alianza legislativa, porque 16 u 11 diputados no representan nada.

En este mundo relativo, donde nada está bien y nada está mal, ser o no ser tránsfuga parece ser la cuestión; por el momento, en Quintana Roo tenemos a dos que no les mueve un pelo serlo…

******

(*) Es técnico en Periodismo y licenciado en Comunicación Social, con postgrado en Opinión Pública por FLACSO y diplomados en La Salle Cancún.

Trabajó en El Siglo de Tucumán, Argentina; agencia EFE México, Luces del Siglo y Periódico Quequi. Fue director de Comunicación Social en Benito Juárez, Cancún.

Co-Fundador de Revista Dos Puntos y director general de Grupo Pirámide.

 

Dejar una respuesta