Inicio Columna Naderías Totales | Sumisión y AMLO comienza a tomar mando

Naderías Totales | Sumisión y AMLO comienza a tomar mando

Compartir

La novela Sumisión, del escritor francés Michel Houellebecq, causó una gran conmoción cuando salió publicada en 2015. En un escenario ficcional, el autor plantea que los partidos tradicionales se han hundido y que Mohammed Ben Abbes, carismático líder islamista, derrota con el apoyo de los socialistas y de la derecha a la candidata del Frente Nacional.

El escenario del país cambia radicalmente: judíos emigran a Israel y en  las calles las mujeres han cambiado las faldas por conjuntos de blusas largas y pantalones. Y lo más asombroso: la Sorbona se convierte en una universidad islámica en la que los profesores conversos gozan de excelentes salarios y tienen derecho a la poligamia.

Considerado uno de los mejores autores vivo en Europa, Houellebecq planteó este escenario frente a los drásticos cambios que se vienen sucediendo en Europa, principalmente, con los asuntos migratorios y políticos como el Brexit, un año después de la publicación de su novela. No daremos más detalles para que puedan disfrutar de esta obra sumamente interesante y provocadora.

Sumisión llegó a las librerías francesas el mismo día del trágico atentado contra Charlie Hebdo y Houellebecq, acusado de islamofobia o de dar alas a la extrema derecha, afirmó: «No tomo partido, no defiendo ningún régimen. Deniego toda responsabilidad. He acelerado la historia, pero no puedo decir que sea una provocación, porque no digo cosas que considere falsas sólo para poner nerviosos a los demás.»

AMLO y su propia sumisión

 

Haciendo un paralelo con la antesala de las elecciones, pareciera que ante el escenario ya irreversible del triunfo de Andrés Manuel López Obrador, el sector empresarial ha comenzado un lento camino a la sumisión. No entendida como un acto de cobardía, sino de reconocimiento a quien, con admirable porfía, ha insistido en sus tesis que se encaminan al triunfo.

En ese sentido, AMLO también ha cumplido con las ceremonias de su propia sumisión, que es reconocer el lugar que ocupan otras fuerzas fácticas que con tanto valor y pasión ha criticado, pero que han demostrado que mueven al país, en concreto, el poder empresarial y la religión.

Resultado de imagen para amlo empresarios

Ya las muestras de reconocimiento de ese triunfo electoral son demoledoras. El prestigiado diario El País, de clara tendencia a la centroderecha, ha titulado días atrás que López Obrador tiene 92 por ciento de posibilidades de ganar. El sector empresarial se reunió días atrás con el candidato que muy bien reseñó en su columna Raúl Rodríguez Cortés, quien detalló que entre las coincidencias, asintieron que es necesario luchar a fondo contra la corrupción, el combate a la pobreza y la desigualdad, ejercicio eficiente del gasto público y, acaso el más urgente, pacificar al país. Y solicitaron un intercambio fructífero, franco, bien intencionado y propositivo.

También el empresario inmobiliario Marcos Fastlicht Sackler, suegro del presidente del Consejo de Administración de Televisa, Emilio Azcárraga, salió a respaldar con sólidos argumentos al líder.

Volviendo a la novela, el movimiento al islamismo no se presenta como una debacle o un desastre, sino como una salida a un problema de grandes dimensiones, acaso como el que vivimos con la extrema violencia y las profundas desigualdades y la falta de justicia. El profesor protagonista del libro, lo que busca es encontrar la fe, y es algo que los electores de AMLO expresan masivamente.

Así, para que México encuentre un cause sobre el que moverse, las ceremonias de las sumisiones han comenzado, dado que el fraude patriótico (como han denominado los detractores de AMLO a la posibilidad de otro “apagón de sistema”) pondría al país en un punto de violencia irreversible.

                                        *****

(*) Es life coach, técnico y licenciado en Comunicación Social, con postgrado en Opinión Pública por FLACSO y diplomados en La Salle Cancún. Trabajó en El Siglo de Tucumán, Argentina; agencia EFE México, Luces del Siglo y Periódico Quequi.

Fue director de Comunicación Social en Benito Juárez, Cancún.

Co-Fundador de Revista Dos Puntos y director general de Grupo Pirámide

 

Dejar una respuesta