Inicio Columna Naderías Totales | Remberto y su Triste y Solitario Final

Naderías Totales | Remberto y su Triste y Solitario Final

Compartir

Por Luciano Núñez

La novela Triste, Solitario y Final, del fallecido escritor Osvaldo Soriano, tiene un interesante argumento que lo ubicó rápidamente como uno de los mejores escritores de Sudamérica.

Enamorado de las novelas negras de Raymond Chandler, Soriano tomó de uno de sus libros el potente título, cuya conjunción cambio de lugar para escribir esta Nadería.

Algunas páginas (incluso Wikipedia) dicen que el nombre fue tomado de la frase: “Hasta la vista amigo. No le digo adiós. Se lo dije cuando tenía algún significado. Se lo dije cuando era triste, solitario y final”.

El detective

En una síntesis violenta: Stan Laurel (el actor de la conocida serie El Gordo y el Flaco) acude al detective Philip Marlowe (personaje creado por Chandler), también en el ocaso de su esplendor, para que averigüe por qué ya nadie lo llama para trabajar.

Entre las delicias del relato, el propio autor aparece entrelazado en las escenas que va parodiando al cine norteamericano. El título acaso refleja el ocaso del gobierno de Remberto Estrada Barba, quien perdió una gran oportunidad de acercar a los jóvenes a la política; es decir, revolucionarlos e inspirarlos.

Joven, empresario, exitoso, termina su gobierno transitivo habiendo prácticamente acabado con el Partido Verde y desdeñando la posibilidad de seguir su carrera política: el estado invirtió el él sumas difícilmente cuantificables: fue regidor, diputado local, diputado federal y el acalde más joven que tuvo Cancún. En una entrevista dijo que seguirá la carrera empresarial que es tradición de su familia y que su mayor aporte fue el ámbito financiero.

Lo no dicho

Lo que no dice es que Cancún pasó a tener un promedio que supera los 200 ejecutados por año. Durante 2017 fueron 226 y en lo que va de 2018 supera los 250. Números de la página Noticaribe revelan que en 2016 fueron 61; 2015, 37 y 2014, 21.

Bajo este escenario de caos y descontrol, los números para buscar la reelección se fueron el piso, tan abajo, que poner su nombre en la papeleta era la peor empresa: como ven ahora los políticos a la política: un negocio.

Improvisación en Kabah

Pero no se acaba hasta que se acaba: el municipio ha ideado un esquema de circulación que impide doblar a la izquierda sobre avenida Kabah. Nadie ha explicado los beneficios de tamaña improvisación y puesta en práctica. El caos es el mismo y, en el algunos tramos y horarios, peor.

Hay que reconocer que ha sido siempre respetuoso con los medios y las opiniones contrarias y que dejará algunas canchas de fútbol sintético: otro negocio.

En este triste y solitario final, dirán las generaciones que logró que se proyecte la función de Gokú y que no endeudó más la ciudad. Sólo faltaría que plasme el intento de concesionar o vender playa Marlín, como ha externado el mismo gobierno para invertir en seguridad. Veremos si más adelante, como en la novela, algún partido lo contrata…

************************************************

(*) Es técnico en Periodismo y licenciado en Comunicación Social, con postgrado en Opinión Pública por FLACSO y diplomados en La Salle Cancún.

Trabajó en El Siglo de Tucumán, Argentina; agencia EFE México, Luces del Siglo y Periódico Quequi. Fue director de Comunicación Social en Benito Juárez, Cancún.

Co-Fundador de Revista Dos Puntos y director general de Grupo Pirámide.

Dejar una respuesta