Inicio Columnas Naderías Totales | ¿Qué hemos hecho en Cancún para merecer estos candidatos?...

Naderías Totales | ¿Qué hemos hecho en Cancún para merecer estos candidatos? Buscando a Pedro Kumamoto…

Compartir

 

Por Luciano Núñez

 

Dice una frase que el universo te pondrá, tantas veces como sea necesario, hasta que entiendas la lección. En materia político-electoral, en Cancún parece no hemos aprendido la lección y seguiremos viendo pasar más de lo mismo: el recambio generacional no ha sido un sello de la casa.

Pese a su dinámica económica y social que es vertiginosa, Cancún no ha renovado su cantera de actores políticos, o más bien, hemos sido sometidos a los apellidos que siguen imponiendo en segundas (y hasta terceras) generaciones a los hijos de las familias más enquistadas en los círculos del poder.

Desde hace al menos 10 años los apellidos que circulan en las papeletas gracias a la partidocracia son los Villatoros, Ricaldes, González Cantos, Sánchez Martínez, Sánchez, Hendriks, Toledos, Muzas, Ramos, Achach, y los que Usted quiera sumarle. Seguramente hay muchos más.

El tedio y gran amor al dinero

El tedio de la política (la falta de buenas ideas) ha logrado que un solo hombre en todo México logre enamorar a los ciudadanos, lógicamente, Andrés López Obrador, que lo ha hecho con una fórmula que ninguno de los apellidos anteriores ha emulado: congruencia, discurso sólido y poco amor al dinero.

Qué hemos cosechado de las antiguas generaciones que regresan a las urnas: políticos que han estado presos, que han sido señalados de faltistas enfermizos en el Congreso, tránsfugas que pasan de un partido a otro y, lo que ya sabemos: fortunas amasadas de la noche a la mañana que no condicen con los ingresos con los puestos que ocupan.

Las candidaturas independientes han ofrecido un marco diferente para quienes quieren hacer política desde otro lugar, pero hemos visto que este espacio suele usarse por quienes emigran de otros institutos políticos, o son expulsados, y hacen su propio camino vendiendo la idea de la independencia, cuando están sujetos a los mismos hilos que dicen combatir. Hasta ha ahora las candidaturas independientes han sido una falacia.

¿Qué necesitamos? Pienso en un Pedro Kumamoto que nos dé esperanza en que el recambio puede ser una realidad, necesitamos que los partidos políticos regresen a las bases para educar a los jóvenes que se interesan en la política como instrumento para el bien común. De otro modo, está condenado Cancún a  estar donde está, tantas veces como sea necesario, hasta que entendamos la lección.

******

(*) Es técnico en Periodismo y licenciado en Comunicación Social, con postgrado en Opinión Pública por FLACSO y diplomados en La Salle Cancún.

Trabajó en El Siglo de Tucumán, Argentina; agencia EFE México, Luces del Siglo y Periódico Quequi. Fue director de Comunicación Social en Benito Juárez, Cancún.

Co-Fundador de Revista Dos Puntos y director general de Grupo Pirámide.