Inicio Columnas Naderías Totales | Presupuesto que es música para los oídos amloístas |...

Naderías Totales | Presupuesto que es música para los oídos amloístas | El discurso que falta

Compartir

Por Luciano Núñez

Si la elección presidencial fue una boda, lo que vive la ciudadanía con AMLO es una luna de miel. Sobre todo, a lomo del nuevo presupuesto que entrega gran parte de lo prometido en el casamiento, y con el condimento de una amplificación mediática que supone ser presidente del país.

Bajo la lógica de sus anuncios, AMLO ha priorizado en el presupuesto la austeridad franciscana para las oficinas públicas: sigue su cruzada contra los magistrados por los sueldos; una fuerte carga del presupuesto a programas sociales, con 10 millones de becas; impulso al sector energético con la construcción de una refinería y una fuerte inclinación a los recursos de las Fuerzas Armadas.

Escenario pre-electoral

Todo esto a pocos meses del proceso electoral que definirá los Congresos locales, como ocurrirá en Quintana Roo. En ese aspecto, han sido débiles las señales, tanto de los gobiernos morenistas municipales, como del gobierno estatal. Ya están en la cancha los delegados estatales, pero todavía no han mostrado la madera por la cual han sido escogidos.

Ahora bien, si la estrategia de AMLO es tirar con municipio gruesa, la batalla electoral debería ser la construcción de barricadas firmes y las alianzas estratégicas, algo que todavía no se ha visto. Además de un discurso firme que se centre en otra oferta que no reforzar las máximas amloístas: pongámosle Tren Maya, becas o seguridad. Si habláramos de política en términos de publicidad, lo que está faltando es lo que se llama “sello de marca”, “valor agregado” o “diferenciación”.

Sin adhesión ni diferenciación

Da la sensación que los gobiernos morenistas no han sabido traducir el mensaje amloísta y que la oposición no ha podido construir un discurso diferente, ni mucho menos de oposición. Por ejemplo, el debate que libran los magistrados es, en el fondo, la negativa a entregar el poder absoluto, si dejaran de lado el tema de los salarios. La frase clásica dice que “el poder corrompe y que el poder absoluto corrompe absolutamente”. En varios actores cercanos al presidente hay indicios asustan y que llaman al espanto, con frases de intervención o de verborrea triunfalista como la de Taibo II.

La última estocada de AMLO ha sido -sin dudas- el elevar el salario de 88.36 a 102 pesos diarios y en la frontera norte a 176 pesos, según dijo la Secretaría del Trabajo y Previsión Social (STPS), Luisa María Alcalde Luján. Frente a esto, el panorama electoral se avecina nítido, si es que las lecturas no son las apropiadas y las acciones tímidas.

******

(*) Es técnico en Periodismo y licenciado en Comunicación Social, con postgrado en Opinión Pública por FLACSO y diplomados en La Salle Cancún.

Trabajó en El Siglo de Tucumán, Argentina; agencia EFE México, Luces del Siglo y Periódico Quequi. Fue director de Comunicación Social en Benito Juárez, Cancún.

Co-Fundador de Revista Dos Puntos y director general de Grupo Pirámide.